Sustitutos de la sal, ¿existen?

Encontrar buenos sustitutos de sal es imprtantísimo para aquellas personas a las que su médico le ha prescrito una dieta baja o sin nada de sal.

Es recomendable no sobrepasar los 5 g. de sal diaria; esto representa unos 2 g. de sodio al día.
El sentido del gusto puede adaptarse poco a poco a las comidas sin sal. Al principio se hace un poco difícil comer sin sal y hay personas a las que se les hace imposible.

La forma de conseguirlo es bajar paulatinamente el contenido de sal e ir añadiendo otros ingredientes (sustitutos de la sal) que den sabor a los alimentos. Al final podrá eliminarse la sal por completo y no encontraremos la comida insípida.

Algunos de los sustitutos de la sal más apreciados

Existen todo tipo de condimentos, especias, frutas y verduras que pueden ser buenos sustitutos de la sal:

Verduras: Ajos, cebollas, puerros, ajos tiernos y cebollas tiernas, darán sabor a otros alimentos.

Frutas: Naranjas, limones, pomelo, limas se pueden utilizar para marinar los alimentos y darles sabor.

  • Hierbas aromáticas y especias:
  • Hinojo, de sabor anisado para sopas, verduras y pescados.
  • Clavo, resalta platos insípidos. Perejil, da un sabor fresco y penetrante. Menta muy refrescante para aromatizar habas, guisantes, pepino y salsas de yogur.
  • Pimientas, de sabor picante y aromático para adobos y cualquier guiso o aliño. Laurel, para estofados.
  • Oregano y albahaca, para pasta y ensaladas.
  • Salvia, para pasta carnes y pescados.
  • Romero y tomillo, para carnes, pescados, y adobos.
  • Estragón y enebro, para pescados, salsas y aliños.
  • Nuez moscada, para salsas con leche.
  • Curry, para carnes, pescados, arroces, pastas y verduras.
  • Pimentón, para estofados, sopas y salsas.
  • Azafrán, para arroces y pescados.
  • Jengibre, para carnes pescados y verduras.
  • Sésamo, para panes, galletas y ensaladas.
  • Aceite de oliva natural o aromatizado.
  • Vinos y licores, para añadir durante la cocción en pequeñas cantidades (opcional)

Otros sustitutos de la sal

La levadura de cerveza también es uno de los mejores sustitutos de la sal. Es especialmente adecuada para poner en sopas o platos de verduras.
La sal de hierbas tiene también un menor aporte de sodio aunque no hemos de olvidar que contine una parte de sal y, por tanto, de sodio.

Conclusión

Podemos consumir con moderación sal marina, mezclándola con plantas aromáticas que darán un buen sabor a los platos.

Desde el punto de vista dietético la sal marina es preferible a la sal común. La sal marina contiene distintas sales minerales como el yodo, el magnesio, el potasio, etc. aunque en ella también predomina el cloruro sódico. Algunos tipos de sal marina (la gris de Bretaña o la de Islandia) tienen un poco menos de sodio.

Como sustitutos de la sal también podemos comprar Sal Potásica ya que no sube la presión y le da un aceptable sabor salado a los platos.

Lo más importante es educar el paladar desde la infancia, potenciando el gusto de los alimentos, aromatizándolos de forma adecuada con los ingredientes que hemos mencionado anteriormente. De esta forma será mucho más fácil si llega un momento en que sea necesario tener que reducir la sal en la dieta diaria.

¿Sabías que...?

Además de pensar en sustitutos de la sal es muy importante en buscar el modo de eliminar sodio de nuestra dieta. Existen alimentos con sal "oculta" como:
Embutidos, carnes ahumadas, salazones, conservas, quesos, caldos, cubitos,  sopas de sobre, algunos aditivos químicos, la sacarina sódica, precocinados, salsas comercializadas, snacks, frutos secos salados, panes y resfrescos gasificados y con aditivos.

Artículos Relacionados