¿Cómo podemos amar sin sufrir?

Hay personas que creen que sufrir por amor es inevitable pero ¿por qué algunas relaciones funcionan así y otras se establecen desde el respeto?

¿Es obligado sufrir por amor?

Numerosas frases populares, canciones y expresiones de nuestro lenguaje, nos aseguran que para Amar hay que sufrir:

“Quien más te quiere te hará llorar”, “Te daría mi vida”, “Sin ti no soy nada”, “Necesito encontrar mi media naranja”, “Si no te quisiera no te haría sufrir”, “Para ser Feliz hay que sufrir”, ”Te quiero más que a mi vida”…

¿Qué es el Amor?

Amar es un sentimiento Universal relativo a la afinidad entre seres, basado en el apego y el afecto. Así mismo, el Amor es productor de una serie de actitudes, emociones y experiencias relacionadas con el afecto, la bondad y la compasión del ser humano, hacia sí mismo y hacia otros.

Por tanto, podríamos entender el Amor como un sentimiento hacia otra persona o hacia sí mismo, basado en el afecto, la estima y en los mejores deseos.

¡Empieza por ti mismo!

Para Amar, plena y conscientemente, sin ninguna duda, es conveniente empezar por Amarse así mismo, y al desear lo mejor para el otro, también lo deseo para mí, en la misma medida. De lo contrario, la relación de Amor, estará basada en la Felicidad de la otra persona y no en la mía, y por tanto, será una relación llena de sufrimiento.

¡Cuidado con la dependencia afectiva!

Es frecuente, caer en una relación de Dependencia afectiva, cuando nos hemos olvidado de nosotros mismos, como parte importante de la pareja también. Y esta relación se basa en la necesidad de agradar al otro, a menudo, sin límites, buscando a toda costa responder a sus expectativas, aún cuando éstas me hagan sufrir.

De éste tipo de relaciones dependientes, surge una necesidad imperiosa de recibir aprobación, afecto, reconocimiento y valoración, para lo cual, agradar al otro es fundamental a la espera de ése Amor tan anhelado, y negado hacia mí mismo.

¡No te olvides de ti mismo!

En éstos casos, el sufrimiento está siempre presente, ya que nunca conseguimos agradar o que nos agraden como esperamos, y el nivel de exigencia en la relación, y la expectativa hacia la otra persona, nunca llegan a ocurrir.

Podríamos decir, que sufrir por Amor, es olvidarse de sí mismo, es no Amarse lo suficiente como para vivir una vida plena y Feliz por sí mismo, sino que espero que otra persona cubra una parcela de mí, que yo descuidé.

El egoísmo… tampoco funciona

Así también, habrá sufrimiento cuando busco mi Felicidad y Bienestar, olvidándome de la otra persona, buscando que cubra mis expectativas, y cuando esto no ocurre, a pesar del esfuerzo y sufrimiento de la otra persona, me siento defraudado.

Por lo tanto, al conocer el Amor, descubrimos que por su propia definición es antagónico al sufrimiento. Por lo cual, las relaciones que se basan en Sufrir por amor están abocadas al fracaso ya que no es llevadera una relación donde el Amor no nos haga Felices. O bien, el Bienestar y la Felicidad, sólo revierta en uno de los miembros de la pareja, en el mejor de los casos.

Conclusión

Podríamos definir que Amar es sinónimo de Respeto, a mí mismo, y a la otra persona. Para ello, habrá actitudes de respeto a las necesidades, preferencias y decisiones de ambos, y a como somos, sin pretender cambiarnos.

Nos sentiremos felices de compartir con otra persona nuestra vida, creciendo juntos, proyectando sueños, y sintiendo su Felicidad como la mía propia.

Por tanto, Amar es desear Felicidad a la pareja, tanto como a mí mismo, y para ello el sufrimiento no está invitado, ya que si sufrimos, no somos Felices.

Artículos Relacionados