Estimulación multisensorial, ejemplos prácticos

La estimulación multisensorial es una técnica para despertar al niño al mundo y su mejor comprensión de éste a través del desarrollo de los sentidos.

¿Qué es la estimulación multisensorial?

La estimulación multisensorial es una terapia para el desarrollo y potenciación de las capacidades de las personas con discapacidad. También ha demostrado su eficacia como técnica de estimulación temprana y es en ese aspecto en el que nos centraremos en este artículo.

La estimulación multisensorial en bebés se realiza con estímulos controlados (para no estresar al niño). Este debe vivirlo como un juego. Se estimulan las sensaciones dejando que el niño las registre y tenga oportunidad de experimentar con ellas a la vez que disfruta de sus sentidos.

¿En qué consiste la estimulación multisensorial?

La estimulación multisensorial se aplica de 0 a 6 años y consiste en actividades que fortalecen y amplian las conexiones neuronales del cerebro del niño. Esto produce un mayor desarrollo de sus capacidades cognitivas y psicomotrices. Para ello se recurre a actividades lúdicas para atraer la atención del bebé hacia uno de sus sentidos o varios a la vez.

Normalmente si se recurre a profesionales que apliquen la estimulación multisensorial harán un estudio del bebé y le harán un programa fijado para sus necesidades, posibilidades y características.

Cuanta más edad tenga incluirán diferentes profesionales que apoyen su desarrollo (logopedas, psicopedagogos, fisioterapeutas, etc.) Por supuesto, en todo momento la intervención de los padres es fundamental y deben ser parte importante de las actividades de la estimulación multisensorial.

Beneficios de la estimulación multisensorial

La estimulación multisensorial proporciona a los bebés muchos beneficios a la hora de ayudarle a desarrollar sus habilidades. Suele acelerar el ritmo de aprendizaje de un modo lúdico y divertido.

Además, ayuda a estrechar lazos entre el bebé y sus padres, ya que la estimulación multisensorial favorece la relación física, a la vez que la exploración del mundo exterior e interior del niño, a través de la forma en que éste vive sus sensaciones.

Ejemplos de ejercicios de la estimulación multisensorial

Para que se pueda entender mejor en qué consiste la estimulación multisensorial pondremos unos ejemplos de ejercicios o actividades de estimulación por cada sentido:

  • Ejercicios visuales de estimulación multisensorial: Ponerse guantes en las manos con colores llamativos moviéndolas y haciendo que el niño siga el movimiento, estimulando la atención y seguimiento visual. Ponerse con él frente a un espejo, sacar la lengua y moverla en todas las direcciones lentamente para que la siga e ir aumentando la velocidad, esconderla y sacarla por otro lado.
  • Ejercicios auditivos de estimulación multisensorial: Hacerle pedorretas o sonidos hechos con la boca que le llamen la atención. Después cogerlo mirando al frente y repetirle lo mismo primero por un lado y luego por el otro, varias veces y después de forma aleatoria para sorprenderlo (no asustarlo). Se puede hacer lo mismo con el sonido de bolsas de plástico al apretarlas e intercalarlas con otros sonidos como cascabeles, campanitas u otros que le resulten atractivos al niño.
  • Ejercicios táctiles de estimulación multisensorial: La mejor estimulación en estos casos es el contacto de los padres. Acariciar y recorrer suavemente la cara del niño, besarlo y reir con él como si fuera un juego, pero de forma muy relajada. Coger un cochecito o juguete con ruedas agradables al tacto y recorrerle el cuerpo con él. Coger diferentes texturas de tela, papel, trozos de bolsas de plástico, peluches, objetos ásperos y suaves, etc. y dejar que el niño las explore con las manos o pasárselas por el cuerpo para que experimente las diferentes sensaciones y contrastes.
  • Ejercicios ofaltivos y respiratorios de estimulación multisensorial: Coger diferentes elementos de olor natural agradable, como la naranja, una flor aromática, una rama de canela y perfume suave y se le dan a oler al niño. Los ejercicios respiratorios también trabajan la fonación aunque mejor si son asesorados por el profesional.
  • Ejercicios gustativos de estimulación multisensorial: Este ejercicio es para niños que pueden variar su dieta. Usar alimentos con sabores que permitan el contraste entre dulce, salado, agrio, etc. y dárselos a probar untándole los dedos con los diferentes sabores. Observar su reacción y si muestra preferencia o rechazo.

Nuestros consejos

Le recomendamos que la estimulación multisensorial sea realizada o guiada por un profesional. Una vez aprendida, la puede hacer en su casa con la tranquilidad de hacerlo correctamente aunque no tiene que haber problema si se trata de un bebé sano y se realizan los ejercicios con sentido común y mesura (sin sobreestimularlo)

Para saber más, en nuestra sección “vida sana” encontrará más sobre la estimulación temprana, la educación responsable y otras alternativas de aprendizaje para sus hijos (con problemas o sin ellos) También encontrará todo lo que necesite saber sobre la familia y la pareja. Son artículos escritos por profesionales o expertos para que usted y los suyos se sientan en buenas manos.

Artículos Relacionados