Adivinar el futuro, ¿es posible?

Desde la antigüedad siempre ha habido gente que afirma adivinar el futuro pero aunque haya casos sorprendentes nuestro intelecto se niega a creerlo.

Formas de adivinar el futuro

Existen muchas técnicas para adivinar el futuro, desde las más primitivas, como la costumbre de algunas sociedades antiguas de sacrificar un animal para predecir leyendo las vísceras, hasta las más sofisticadas, usando todo un estudio matemático y astronómico para crear la astrología.

Así que, en resumidas cuentas, son una técnica, creencia o superstición (según el juicio de cada uno) muy antiguas y existen tantas como culturas. Incluso más, ya que aunque en muchas culturas existen formas comunes, cada una tiene una o dos formas diferenes de adivinar el futuro.

Pero, sin duda, las más populares son las cartas del tarot, astrología, quiromancia (leer las manos), numerología y, últimamente también ha renacido el interés por las runas y el I-ching. La primera, una forma de adivinar el futuro, es de origen celta, y la segunda forma de adivinación es china. Ambas utilizan la interpretación de una serie de símbolos para adivinar el futuro y hacer pronósticos.

¿Es posible adivinar el futuro?

Si es posible adivinar el futuro o no, es una cuestión que se ha planteado desde muy antiguo. El estudio "oficial" más remoto que se ha documentado sobre si es posible adivinar el futuro cuenta con más de 2.550 años de antigüedad. Nos llega a través del historiador Herodoto (484-420 a. C) en su obra "Historia de las Guerras Persas".

Este estudio es solicitado por el Rey Creso, de Lidia, que mandó a varios emisarios a hacer una pregunta que serviría para decidir si los oráculos griegos y egipcios eran capaces de adivinar el futuro. Como conclusión, de entre siete oráculos (seis griegos y uno egipcio), sólo uno superó la prueba, el oráculo de Delfos.

Evidentemente a este estudio le faltaba haber hecho varios intentos y haber aplicado otros parámetros de medición de resultados. Pero incluso hoy, con los sistemas de estadística y de estudios sociológicos, resulta imposible extraer una conclusión real de si es posible adivinar el futuro.

Se puede hacer sobre la capacidad adivinatoria de individuos concretos, pero no sobre el hecho de si es posible o no adivinar el futuro. Por lo que hay respuestas basadas en experiencias subjetivas inexplicables y que superan la casualidad, así como hay un alto índice de errores en las predicciones que se hacen para cuando empieza un año nuevo.

Adivinar el futuro y las creencias

El hecho de si es posible adivinar el futuro o no, entra en el campo de las creencias personales como creer en Dios o no. Habrá quien encuentre confirmación de que Dios existe o que no, pero, de momento, la ciencia no ha podido demostrar ni lo uno ni lo otro.

A priori la ciencia es empírica y no acepta lo que las leyes que la rigen no pueden demostrar, hasta que se descubre una nueva que explique esto o aquello (sea si la adivinación del futuro es posible o si Dios existe). Pero, en todo caso, las creencias, siempre que no sean en perjuicio de nadie, deben ser totalmente dignas de respeto.

¿Adivinar el futuro se puede controlar?

Por otro lado, aceptando que adivinar el futuro sea posible, el hecho de que sea controlable o no es una cuestión muy interesante. Quizás los adivinos entran en un estado de gracia que les hace conectar con ese futuro, sea a través del tarot, visiones, sueños premonitorios o su sistema habitual de funcionamiento.

Pero quizás a ese estado de gracia no se llega como el que aprieta un interruptor, por lo que también hay que poner en duda a esos adivinos que tienen las consultas atestadas todos los días.

Adivinar el futuro ¿Estafa o realidad?

Como decíamos, adivinar el futuro es una creencia y no se ha demostrado si es posible o no, así como tampoco sabemos hasta qué punto son controlables los fenómenos adivinatorios. Pero sí está demostrado que existen personas honradas, ejerciendo como adivinos, y verdaderos estafadores sin escrúpulos que abusan de la desesperación de las personas para sacarles verdaderas fortunas aunque no las tengan.

Nuestros consejos

Le recomendamos, para saber más sobre la adivinación y la visión crítica del negocio del ocultismo, que siga leyendo las actualizaciones de esta sección. En ella intentaremos guiarle para distinguir a los buenos profesionales de la videncia de los estafadores o fabricantes de predicciones a granel, así como de la legislación que existe para ejercer la videncia de forma profesional y cómo repercute en el usuario.

Artículos Relacionados