¿Qué es la Polio?, causas y tratamiento

La Polio o poliomielitis es una enfermedad vírica que puede ser leve o afectar al sistema nervioso produciendo atrofia muscular, incluso parálisis.

Causas de la polio

La polio o poliomielitis esta causada por la infección del poliovirus, del que existen 3 tipos (I, II y III). El tipo 1 es el que produce más casos de parálisis.

¿Cómo se contagia la polio?

El poliovirus se transmite de persona a persona por vía bucal, por las heces, por la saliva o por la mucosa respiratoria de la persona contagiada, pasando al intestino que es donde se multiplica. El período de incubación oscila entre 3 - 35 días, con un promedio de 12 días.

Las personas con mayor posibilidad de contraer la enfermedad son niños entre 6 meses y 9 años.
En los países fríos, la posibilidad de contraer la enfermedad aumenta en los meses de verano, mientras que en los países templados se acrecienta en verano y en otoño.

Síntomas

El conjunto de síntomas de la polio es casi siempre el de una gripe con manifestaciones digestivas. Si se complica, puede afectar al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o manifestarse como una mielitis (parálisis), es entonces cuando se denomina polio o poliomielitis.

La poliomielitis en su inicio presenta:

  • Fiebre.
  • Fatiga general.
  • Inflamación de garganta con dolor al tragar.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas, vómitos, dolor abdominal y estreñimiento.

Si se complica la polio afectando al sistema nervioso se añadirán

  • Dolor y rigidez muscular.
  • Irritación meníngea.
  • Debilidad muscular que en ocasiones puede llegar a la parálisis.

El reposo es primordial

En cuanto se presentan los primeros síntomas de la polio hay que frenar drásticamente la actividad y mantener reposo absoluto. Incluso cuando llegue la mejoría, se deberá guardar cama unos días más.

Fitoterapia o plantas medicinales para la polio

Algunas de las plantas medicinales que pueden utilizarse en caso de infecciones víricas como la Polio son:

  • Lapacho: Tiene efecto antivírico. Se tiene que tomar durante periodos cortos, 3 ó 4 días.
  • Uña de Gato: Tiene acción inmunoestimulante muy eficaz en estos casos. Se debería empezar a tomar en cuanto aparecen los primeros síntomas.
  • Galanto: Tiene efecto estimulante sobre la motilidad muscular.

Oligoterapia

Es muy eficaz el cloruro de magnesio para fortalecer el sistema inmunitario. En casos como la polio se puede tomar:

  • Cobre-Oro-Plata como antiinfeccioso y para contrarrestar la fatiga.
  • Cobre para estimular las defensas y aliviar la fiebre.
  • Manganeso-Cobre para reforzar el sistema inmunitario.

Dietética y nutrición para la polio

Un buen remedio para atenuar la fiebre y la infección es hacer a una dieta ligera y alcalinizante. Como normalmente el enfermo pierde el apetito, se puede tomar zumo de fruta, de manzana, de bayas, grosellas, albaricoques, limones que aportan vitamina C y bioflavonoides.

Si se quisiera incluir algún alimento sólido deberá ser lo más vegetariano posible, verduras, frutas, cereales integrales, algas...
Excluir de la alimentación embutidos, carne de cerdo, fritos, café, té, así como todo tipo de harinas y azucares refinados.

Acompañar, en caso de polio, con enemas diarios para mantener los intestinos libres de sustancias tóxicas.

Hidroterapia

La transpiración es una reacción curativa natural que ayuda al organismo a eliminar sustancias tóxicas de la sangre y a aumentar las defensas. Para provocar el sudor, empezar con fricciones de agua fría y seguir con envolturas generales, manteniéndose bien abrigado durante unos minutos.

Ante los dolores musculares de la polio conviene hacerse ligeros masajes con aceite alcanforado o bañar la zona dolorida en agua caliente.

Homeopatía para la polio

Lathyrus Sativus es un remedio homeopático que por su similitud en los síntomas podría ser utilizado como preventivo de la Poliomielitis.
En la Materia Médica encontramos varios remedios que pueden ser útiles en caso de Poliomielitis: Karwinskia humboldtiana, Vipera, Physostigma, Gelsemium, Phosphorus... pero antes de tomar cualquier remedio recordar que el tratamiento homeopático será efectivo siempre que haya un trabajo personalizado con vuestro homeópata.

Síndrome postpolio

En los años 90 se empezó a observar a un gran número de personas afectadas por secuelas de la enfermedad sufrida en los años 50 y 60, que 30 años después presentaban lo que se denomina Síndrome Postpolio.

Es un empeoramiento de la parálisis acompañada de depresión, debilidad muscular, dolores musculares y articulares, alteraciones del sueño, dificultades respiratorias, intolerancia al frío, dificultad para tragar o deglutir alimentos, cansancio anormal (Fatiga Crónica), fibromialgia...

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados

  • La Tosferina
    La tosferina es una enfermedad infecciosa que también se conoce como síndrome...
  • Síntomas de la varicela
    La varicela casi siempre nos suele pillar por sorpresa, como sus síntomas son...
  • Síntomas de las paperas
    Las paperas o parotiditis son una enfermedad vírica que, a pesar de tener poca...