Cuando comer la fruta, ¿antes o después de las comidas?

Cuando es mejor tomar la fruta es uno de los eternos debates que sostienen, desde hace muchos años, una gran parte de los especialistas en nutrición.

Cuándo comer fruta

La fruta tiene un tiempo de digestión muy corto; en unos 20-30 minutos ha atravesado el estómago para llegar a nuestro intestino, donde absorberemos y asimilaremos todos sus nutrientes. Si la combinamos con otros alimentos, los cuales tienen la digestión mucho más lenta, la fruta no pasa directamente al intestino delgado, sino que se mezcla en el estómago con el resto de comida.

Al demorar su digestión, la mezcla comienza a fermentarse acidificando nuestro estómago y puede hacer que nos sintamos hinchados o que tengamos acidez.

Este es el motivo por el cual la fruta debe ser ingerida con el estómago vacío. Podemos tomar fruta siempre que estemos seguros de haber digerido bien la comida anterior (2-3 horas). Después de comer fruta podremos tomar otros alimentos pasados unos 30 minutos aproximadamente, ya que la digestión de la fruta es mucho más rápida como ya hemos comentado.

Tampoco debemos tomar distintos tipos de fruta en la misma comida.

Cómo comer fruta

Ahora ya sabemos cuando comer fruta, cuando tengamos el estómago vacío. Pero ahora se nos plantea otra pregunta: ¿cómo debemos comer la fruta?

La fruta debemos ingerirla fresca y cruda. Nuestro organismo no es capaz de obtener ningún beneficio de aquella fruta que haya sido procesada o cocinada.  Al someterlas al calor las frutas pierden gran parte de sus vitaminas y de sus nutrientes.

Beneficios de las frutas según sus colores

Ya sabemos que las frutas tienen grandes beneficios para la salud, sabemos cuándo tomarlas y cómo, pero ¿sabias que las propiedades de las frutas están relacionadas con su color?

  • Blanco: cuantas más frutas de carne blanca comamos, como manzanas y peras, menos riesgo correremos de sufrir un ataque cerebrovascular o ictus.
  • Rojo-morado: las frutas de estos colores son buenas para nuestra salud cardiovascular y previenen la hipertensión gracias a sus propiedades vasodilatadoras. Además protegen nuestra piel de las quemaduras producidas por el sol. Cerezas, sandía y uvas son algunos ejemplos de frutas de este grupo.
  • Naranja-amarillo intenso: contienen gran cantidad de antioxidantes que protegen y nutren nuestra piel. Tienen propiedades fotoprotectoras y por tanto nos protegen de los rayos UVA. Algunas frutas pertenecientes a este grupo son: zanahoria, mango, papaya, los cítricos…
  • Vegetales verdes: son ricos en magnesio. El magnesio interviene en los procesos de relajación muscular. Por tanto, no comer los suficientes vegetales de color verde puede llevarnos a un déficit de magnesio provocándonos tensión muscular, calambres o cansancio de forma aparentemente injustificada. Algunos ejemplos de vegetales pertenecientes a este grupo son las espinacas, el brócoli, los guisantes, las coles de Bruselas…

Conclusión

Es imprescindible nutrir al organismo con frutas. Cada fruta tiene su beneficio: las peras contienen muchos minerales (calcio, magnesio, fósforo, potasio y vitamina C), y además potencian las funciones digestivas y hepáticas; la piña ayuda a la digestión y eliminación de grasas; el plátano favorece la producción de insulina en el páncreas y alivia la inflamación de colon, etc.

Por todas estas razones y muchas más, animamos a la gente a tomar fruta, pero siempre prestando atención a cómo las tomamos y en que momento, para hacerlo de la forma adecuada y sin que nos provoque ningún tipo de malestar.

Artículos Relacionados

  • Dietas Disociadas
    Las dietas disociadas están de moda porque son muy sencillas y muy fáciles de...
  • La dieta de la fruta
    La dieta de la fruta puede ser muy saludable y aconsejable pero, como siempre,...
  • La fructosa
    La fructosa es un endulzante natural, obtenido de la fruta, que aunque siempre...