Cuando tomar la fruta, ¿antes o después de las comidas?

Cuando es mejor tomar la fruta es uno de los eternos debates que sostienen, desde hace muchos años, una gran parte de los especialistas en nutrición.

Hay partidarios de tomarla fuera de las comidas ¿por qué?

La fruta debe tomarse fuera de las comidas para que no se produzca una fermentación que podría dificultar una buena digestión. La fruta necesita muy poco tiempo de digestión ya que en veinte minutos, aproximadamente, ya está fuera del estómago. Si se toma con las comidas demorará más de lo necesario y se fermentará, provocando hinchazón y molestias digestivas.

Tampoco es recomendable combinar las frutas muy dulces con las ácidas (ejemplo: plátano con fresas)

Los que dicen que no importa y sus razones

Hay personas (estudiosos del tema o no) que opinan que no hay un momento recomendado para tomar fruta ya que aunque la fruta permanezca más tiempo en el estómago no fermentará y que los ácidos no repercutirán en su digestión.

¿Qué dice la Medicina Natural?

En la Medicina Natural tampoco hay una opinión unánime ya que depende un poco de la especialidad consultada. Hay muchas corrientes que abogan por respetar la compatibilidad de los alimentos y apuestan por tomar la fruta siempre fuera de las comidas (como desayuno o merienda)

De todos modos, respecto a cuándo es mejor tomar la fruta se busca siempre individualizar el caso. La Medicina Tradicional China y la Medicina Ayurvédica se basan en la aplicación de ciertas normas según el tipo de persona.

Nos dirán que, si es una persona friolera y estamos en invierno, lo ideal sería tomar poca fruta y fuera de las comidas, y mejor si es cocida o seca (frutos secos como los orejones o los higos secos). Cuando hace más calor el cuerpo buscará refrescarse y esa misma fruta irá bien para calmar ese estómago.

El objetivo en estas Medicinas es no debilitar el sistema digestivo enfriándolo con alimentos refrescantes. Esto es el típico caso de las personas que siempre están hinchadas.

Conclusión

Es muy difícil llegar a una conclusión sobre cuando es mejor tomar la fruta que satisfaga a todo el mundo ya que además de las teorías diversas (todas con argumentos respetables) nos encontramos con que cada caso es distinto.

Pero todos defienden que es imprescindible nutrir al organismo con ellas. Cada fruta tiene su beneficio: las peras contienen muchos minerales (calcio, magnesio, fósforo, potasio y vitamina C), y además potencian las funciones digestivas y hepáticas; la piña ayuda a la digestión y eliminación de grasas; el plátano favorece la producción de insulina en el páncreas y alivia la inflamación de colon, etc. Por todas estas razones y muchas más, animamos a la gente a tomar fruta cuando sea.

Es importante observarnos y valorar, en nuestro caso particular, si nos sentimos mejor o peor (hinchazón, gases, acidez, etc.) tomándola después o fuera de las comidas y que frutas (ácidas o dulces) nos sientan mejor en los diferentes momentos.

Artículos Relacionados