Infecciones Vaginales y Candidiasis

La Candidiasis y las infecciones Vaginales pueden ser una verdadera tortura así que os recomendamos que penséis en remedios o soluciones naturales.

Siempre que tengamos molestias vaginales hemos de acudir, en primer lugar, a nuestro médico ya que hay que diagnosticar si es un problema de cándidas (hongo candida albicans), infecciones vaginales, infecciones de orina, etc.

El tratamiento profundo de una candidiasis debe incluir cambios dietéticos, higiénicos y una estrategia terapéutica a base de remedios naturales a fin de reequilibrar nuestra flora intestinal, fortalecer nuestro sistema inmunológico y en última instancia acabar con el hongo de la candida albicans o Cándida.

Remedios naturales para la candidiasis e infecciones vaginales, a nivel tópico

En este artículo vamos a centrarnos solo en los posibles tratamientos o remedios naturales locales o sea a nivel externo. La mayoría son remedios que muchas mujeres han venido utilizando tradicionalmente para aliviar ese tipo de molestias (picor, irritación, dolor, etc.) Por ello de nuevo os pedimos siempre, primero un buen diagnóstico y luego pedid el consejo de vuestro médico o especialista a fin de ver que remedio es el mejor para vuestro caso en particular.

  • Desde siempre el vinagre (de manzana o el de vino) ha sido uno de los remedios caseros más utilizado para aliviar este tipo de molestias producidas por la candidiasis o por infecciones vaginales. El sistema es bien simple. En un cubo, palangana o recipiente vertemos un litro de agua templadita y medio vaso de vinagre (125 ml) Con una esponjita vamos vertiendo esta agua con vinagre sobre la zona genital, externa e internamente. En las farmacias también suelen vender una especie de "pera" que vale para hacer una irrigación o "ducha vaginal". Preguntad a vuestro farmacéutico. La proporción de vinagre siempre dependerá del tipo de vinagre (el de vino suele ser más fuerte y hay que poner menos) y de la sensibilidad de cada persona (podemos empezar con una cuarta parte del vaso (65 ml.) Esta aplicación se puede repetir hasta que desaparezcan las molestias.
  • La Sábila o Aloe Vera también es un remedio usado por muchas personas. Se usa solo la pulpa (retirar bien la piel ya que es irritante) y se aplica, por ejemplo con un tampón. o se coloca directamente durante toda la noche. Muchas candidiasis o algunas infecciones vaginales mejoran con este remedio natural.
  • Los tradicionales "lavados o baños de asiento" se pueden hacer con agua (infusión) de flores de Malva, hojas de Nogal, Pau D´arco, etc. Lo ideal es que preguntéis en vuestro herbolario ya que os recomendarán las plantas de vuestra zona.
  • El extracto de semillas de pomelo puede ser muy eficaz (tomar 5 gotas tres veces al día) y aplicar también unas gotitas en un tampón vaginal. También se podría añadir 10 gotas en los baños de asiento a base de hierbas o plantas medicinales.
  • Las duchas vaginales con agua y arcilla verde también pueden ser de gran ayuda en la candidiasis y en muchas infecciones vaginales.
  • Algunas personas nos cuentan haber tenido buenos resultados para la Candidiasis al añadir dos cucharadas soperas de ácido láctico en el agua para lavarse la zona genital.
  • En el agua de la bañera hay gente que pone unas seis gotas de aceite de Lavanda o de Árbol del Té (Tea Tee Oil)

Confiamos que estos remedios para la Candidiasis os puedan ser de ayuda ya que estos temas se suelen llevar normalmente con gran sufrimiento físico y también emocional ya que al paciente le cuesta acudir al médico o especialista ya que suele haber, muy a menudo, un sentimiento de vergüenza o culpa.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados

  • Abuso de antibióticos
    El abuso de los antibióticos y más en los niños conlleva perjuicios muy...
  • La Cúrcuma
    La Cúrcuma suele ser conocida por ser un componente del Curry pero es una de...
  • Los prebióticos
    Los prebióticos son poco conocidos pero, realmente, son imprescindibles ya que...