Pedagogía Montessori, un método revolucionario

La pedagogía Montessori tiene una larga y sólida trayectoria, pues esta funcionando desde hace más de noventa años siendo María Montessori su impulsora.

Inicios del método Montessori

La Dra. Montessori, primera mujer médico de Italia, empezó a trabajar con niños considerados mentalmente perturbados alrededor de 1.900, percibiendo que el potencial de estos niños podía ser desarrollado consiguiendo tener una vida mejor. Es entonces cuando decide dedicarse a los niños.

María Montessori creó la primera Casa de los niños en Roma en 1907.
En 1913 hubo un intenso interés por su método en Norteamérica, y con el tiempo se estableció la Sociedad Americana Montessori.
Hoy existen más de 22.000 escuelas Montessori repartidas por todo el mundo.

Bases de la pedagogía Montessori

Con la consigna "aprender haciendo", el niño en clase mete mano a todo. "Si oigo, olvido. Si oigo y veo, recuerdo. Si oigo, veo y hago, aprendo".
El método Montessori se basa en la facilidad que tienen los niños para absorberlo todo, son verdaderas esponjas, aprendiendo muchas cosas de una forma espontánea.

Con este método los niños pueden aprender a leer, escribir, contar y sumar antes de los 6 años.
La Dra. Montessori basó sus ideas en el respeto al niño y a su capacidad para aprenderlo todo. No se debe moldear a los niños, se les debe dar la oportunidad de aprender utilizando la libertad, con lo que se conseguiría que el niño llegase a adulto con la capacidad de hacer frente a los problemas de la vida.

Una de las premisas más importantes de la pedagogía Montessori es que se debe amar y respetar al niño como persona siendo sensibles a sus necesidades.

¿Cómo funciona el método Montessori?

  • Los niños son animados a tomar sus propias decisiones.
  • Los alumnos participan activamente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
  • La maestra desempeña un papel sin obstáculos en la actividad del salón
  • Los grupos están integrados por niños de diferentes edades.
  • Cada niño escoge el trabajo que más le interesa de acuerdo a sus habilidades.
  • La enseñanza individualizada y en grupo se adapta a cada estilo de aprendizaje según el alumno.
  • La pedagogía Montessori anima a la autodisciplina y a que los niños colaboren y se ayuden mutuamente.
  • El alumno se puede mover libremente por el espacio de la clase.
  • El niño marca su propio ritmo de aprendizaje.
  • No se incita a la competitividad.
  • Ayudar a los padres a entender el método y colaborar en el proceso de aprendizaje de los niños.

¿Qué consigue la aplicación de la pedagogía Montessori?

Con este método de trabajo se consigue que los niños aprendan a trabajar independientemente o en grupos. Desde muy pequeños se les ha motivado para que tomen sus propias decisiones, aprendiendo a resolver problemas y a escoger alternativas.
Los niños tienen una gran autoestima y han desarrollado la confianza necesaria para enfrentar los retos que se les puedan presentar.

Artículos Relacionados