Broncodilatadores, efectos secundarios y alternativas

Los broncodilatadores son unos medicamentos utilizados cuando el paciente siente que le cuesta respirar pero hemos de conocer sus efectos secundarios.

¿Qué son los broncodilatadores?

Los broncodilatadores son una droga farmaceutica (medicamentos) que dilata las vías respiratorias (tubos bronquiales) de los pulmones.

¿En que casos se utilizan?

Se utilizan en el tratamiento de asma, bronquitis, enfisema y otras enfermedades que afectan al sistema respiratoro. Alivian síntomas como el jadeo, la falta de aliento y la tos y restauran la capacidad del paciente para respirar cómodamente.

Al ser una droga con efectos secundarios y unicamente paliativo (ya que no repara la causa del problema) su uso se puede reemplazar, en algunos casos, por medicina natural en forma efectiva y sanadora.

Efectos secundarios de los broncodilatadores

Los broncodilatadores pueden causar náusea, vómito, dolor de cabeza, nerviosismo, inquietud e insomnio, especialmente en pacientes mayores y niños, que son más sensibles a los efectos de estas drogas.

El uso a largo plazo de corticoesteroides orales puede causar efectos secundarios como aumento de peso, cataratas, debilidad ósea, presión arterial alta, elevación del azúcar en la sangre y aparición fácil de hematomas. Por supuesto que eso dependerá de la dosificación, el tiempo utilizado y la constitución del paciente.
El médico deberá valorar cada caso para intentar minimizar los posibles efectos secundarios de los broncodilatadores.

Recomendaciones alimenticias

La dieta puede ayudarnos a evitar o disminuir el uso de los broncodilatadores.

  • Pautas aconsejables:
  • Incluya en su dieta las cebollas y ajo ya que contienen difeniltiosulfato, un anti-inflamatorio con efecto antiasmático
  • Coma alimentos saludables como los granos enteros.
  • Coma más de los siguientes alimentos: vegetales de hojas verdes como el nabo.
  • Ingiera frutas como: uvas, piñas, mandarinas, melocotones, cerezas.
  • Son buenas las hortalizas como coliflor, zanahorias, rábanos.
  • Evite el consumo de pescados y mariscos; sin embargo el salmón, la sardina y la tuna son saludables ya que contienen omega 3, un ácido graso que tiene propiedades anti-inflamatorias.
  • Evite las grasas y los azúcares refinados.
  • No coma helados, ni bebidas extremadamente frías. El frío puede provocar espasmo bronquial.
  • Sea prudente con el consumo de los siguientes alimentos: huevos, maní, leche de vaca, chocolate, trigo, cítricos, alimentos procesados, tofu, tomates, carnes rojas, alimentos congelados, sal de mesa, pan blanco, bananas, etc.
  • En caso de emergencia recurra a la cafeína; un par de tazas de café fuerte tiene un efecto benéfico en el asma (Valorar su conveniencia según el tipo de paciente y la edad)

Zumos o jugos recomendables

Se recomienda la preparación de los siguientes jugos que pueden ser elaborados en extractor o licuadora. Los puede ingerir una o dos veces al día.

Prepare los siguientes ingredientes: zanahoria, espinaca, nabo, berro, rabano y limon, apio, zanahoria y rabanos.

Plantas medicinales

Tilo, valeriana y limonero en infusión actúan como antiespasmódicos y sedantes.

¿Sabías que...?

El ajo ingiriéndolo crudo machacado es expectorante y antiasmático.

La cebolla cruda preparada en jugo fresco o como jarabe, tiene acción antibiótica, facilita la expulsión de la mucosidad y es antiinflamatorio a la vez.

La clorofila líquida también puede sernos de gran ayuda para evitar el uso de los broncodilatadores.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados