Aceite de Caléndula

El aceite de caléndula, extraído de las flores de caléndula officinalis, tiene propiedades de las que nos podemos aprovechar para cuidar nuestro cuerpo.

¿Qué es la caléndula?

La caléndula officinalis es una planta también conocida como Maravilla, Botón de oro o Corona de rey.
Crece de forma silvestre durante todas las estaciones; mide alrededor de 50 cm de altura y el color de sus flores va desde el amarillo clara hasta un naranja fuerte.

Es una planta que ya usaban en la antigüedad los hindúes y los árabes por sus muchas propiedades como hierba medicinal.
Los pétalos de la caléndula son comestibles y se usan como decoración de algunos platos.

Aceite esencial de caléndula

El aceite esencial de caléndula se extrae de las flores de esta planta secándolas inmediatamente después de su recolección a una temperatura que no supere los ochenta grados centígrados.
Este aceite esencial se mezcla con otros aceites base, como el de almendras, para su uso.

Como preparar aceite de caléndula casero

Conseguiremos flores de caléndula que pondremos dentro de un frasco al que añadiremos aceite prensado en frío, por ejemplo de oliva, hasta cubrir las flores completamente.
A esta mezcla debe darle el sol alrededor de unas cuatro horas al día durante unas cinco o seis semanas, agitándolo de cuando en cuando.

Una vez transcurrido este tiempo filtraremos la mezcla y tendremos un aceite de caléndula listo para poder usarlo.
Debe ser conservado en un frasco oscuro para preservarlo de la luz.

Propiedades del aceite de caléndula

Son múltiples las propiedades que tiene el aceite de caléndula, entre ellas destacamos:

  • Mejora la textura de la piel reseca o agrietada.
  • Desinflama los tejidos.
  • Mejora la circulación cutánea.
  • Es cicatrizante y desintoxicante.
  • Hidrata y da elasticidad a la piel.

El aceite de caléndula esta indicado

  • Verrugas: ayuda a su desaparición.
  • Ulceras: ayuda a la formación de tejido sano.
  • Acné: desinflama la piel y evita los brotes de acné.
  • Quemaduras: sobre todo las producidas por el sol.
  • Picaduras de insectos e incluso de medusas.
  • Piel reseca y escamada: es muy hidratante y ayudará a la piel a recuperar su frescura.

Precauciones de uso

En caso de estar embarazada el aceite de caléndula no debe ser utilizado pues estimula el útero.
Nunca debe aplicarse aceite o crema de caléndula sobre heridas que supuren.

Artículos Relacionados