Cocinar a la brasa

Cocinar a la brasa es quizá la forma más antigua de cocinar que descubrió el ser humano ya que solo había que colocar los alimentos sobre las brasas.

Cuando las flameantes llamas desaparecen, aparecen las ascuas o brasas que forman un lecho incandescente sobre el cual puede cocerse cualquier tipo de alimento. Cocinar a la brasa nos ofrece un gran abanico de posibilidades, las verduras asadas resultan manjares deliciosos, proporcionándonos una gama de sabores extraordinarios.

Durante su cocción el alimento se impregna de un delicado y distintivo aroma de humo, adquiriendo un sabor muy característico.

Ventajas de cocinar a la brasa

  • Al cocinar al aire libre podemos mantener limpia la cocina además de mantener un ambiente agradable y relajante alrededor de la persona que esta cocinando.
  • Los alimentos que cocinemos requieren poca preparación, la brasa ya se encarga de realzar su sabor.
  • Las hortalizas enteras conservan su humedad natural cuándo se asan sobre las brasas o entre las cenizas de una chimenea.
  • Las patatas o los boniatos son un buen ejemplo de hortalizas que pueden asarse sobre la parrilla o entre cenizas.
  • Las hortalizas pueden ensartarse en broquetas para darles la vuelta con más facilidad.
  • Para cocinar a la brasa cualquier hortaliza troceada necesitamos solamente un poco de sal y aceite. Es por lo tanto un tipo de cocina de fácil preparación, económica y muy saludable.
  • También puede prepararse si se desea alguna receta más elaborada como podrían ser unos champiñones rellenos, siempre que escojamos un relleno que precise poca cocción.
  • La bebida que debe acompañar una comida a la brasa debe ser ligera y sencilla. Es muy aconsejable si no se desean bebidas alcohólicas escoger un te helado siendo muy refrescante y aromático, sobre todo si se le ponen unas rodajas de limón o lima y unas ramas de menta fresca.

Utensilios adecuados para cocinar a la brasa

Según el tiempo que haga, el fuego puede hacerse al aire libre en una barbacoa o bien en una chimenea.
En la actualidad existen en el mercado muchos modelos de barbacoa. Dicha barbacoa puede estar alimentada por leña o carbón vegetal. En general se compone de un recipiente donde estarán las brasas y una rejilla que podrá colocarse a distintas alturas según nos convenga.

Es conveniente utilizar unas pinzas largas para evitar quemarnos. Si queremos utilizar palillos de madera para las broquetas, recordemos empaparlos en agua antes de insertar los alimentos y ponerlas sobre la parrilla.

Las broquetas hechas con troncos de romero u otra hierba aromática darán al ingrediente que asemos un delicioso aroma.

Algunos aspectos a tener en cuenta al cocinar a la brasa

  • Debemos tener en cuenta en situar la barbacoa sobre una superficie firme y nivelada para que una vez encendido el fuego no pueda volcarse.
  • Es necesario mantenerla alejada de los setos, árboles o de cualquier otro objeto al que pudiera prenderse fuego. Lo ideal es colocarla en zonas resguardadas de las corrientes de aire.
  • Para encenderla es preferible usar papel o ramas pequeñas en lugar de las tan difundidas pastillas o líquidos inflamables.
  • Si usamos carbón, este deberá tener un color uniforme para empezar a asar los alimentos, recordar que mientras despida chispas el fuego no estará listo para cocinar a la brasa.
  • Para evitar quemar la comida deberá asarse lentamente, para ello la parrilla la pondremos a una cierta altura. Cuándo más grande sea el ingrediente que vayamos a asar más lejos lo deberemos poner del fuego de lo contrario podría quemarse por fuera y quedar crudo por dentro.
  • Para realzar el sabor de los alimentos cocinados en las brasas podemos tirar sobre ellas hierbas aromáticas como tomillo o romero.

Inconvenientes

  • El espacio adecuado: no todo el mundo tiene un espacio donde poner una barbacoa o hacer fuego... sin llenar la casa de olor y humo... o molestar a los vecinos.
  • Digestión más pesada: las verduras se digieren muy bien pero, en cambio, carnes y pescados tienden a costar más de digerir...si lo comparamos con otras técnicas de cocción (plancha, vapor, estofado, etc.).
  • Cuidado con los alimentos carbonizados: las partes quemaditas (que son pura carbonilla) son sustancias cancerígenas que hemos de evitar.

Tiempo de cocción a la brasa

El tiempo necesario para cocinar a la brasa dependerá, evidentemente, del tamaño y grosor de la pieza que vayamos a cocinar, siendo muy fácil comprobar cuándo está en el punto adecuado de cocción. Cuándo pinchemos el ingrediente ligeramente con la punta de un cuchillo sabremos si esta suficientemente cocido o a nuestro gusto.

Artículos Relacionados

  • Alioli, allioli o Ajoaceite
    El allioli, alioli o ajoaceite es una especie de mayonesa con ajo y aceite...
  • Cocina Italiana
    La cocina italiana no son sólo maravillosos platos de pasta, así que te...
  • Cocinar al Vapor
    Cocinar al vapor es un tipo de cocción que a menudo asociamos a personas...