Prevención de la explotación Infantil

Todos los gobiernos del mundo deberían trabajar en la prevención de la explotación infantil pues no es solo un problema de los países en vías de desarrollo

El problema del trabajo infantil.

La explotación infantil se refiere al trabajo de niños y niñas en el sistema económico de producción de un país o una región, y en el sustento económico de una unidad familiar.

Es más correcto el uso del concepto "explotación infantil" en vez del genérico de "trabajo infantil" porque, existen formas de trabajo en las que participan niños, niñas y adolescentes y, no necesariamente implican formas de explotación o abuso, como son los trabajos formativos propios de las culturas ancestrales o el trabajo temporal en periodos vacacionales de colegiales en las sociedades urbanas.

El trabajo infantil es hoy en día un fenómeno de repercusión mundial y, ningún país está inmune. La explotación infantil está rigurosamente prohibida por todas las legislaciones internacionales pero, la dramática realidad muestra que son millones los niños que trabajan en todo el mundo.

Si las condiciones laborales de los adultos son en muchas ocasiones nocivas desde el punto de vista de la seguridad e higiene, para los niños que realizan trabajos rechazados por los adultos y que son más frágiles físicamente, los efectos son mucho peores.

Además, el hecho de trabajar les impide estar escolarizados, así que pierden la posibilidad de mejorar en un futuro y se perpetúa el círculo de la pobreza.

¿Cuándo se habla de "explotación infantil"?

Se define explotación infantil en los siguientes casos:

  • Todos los menores de 18 años que desempeñen una actividad económica productiva que afecte a su desarrollo físico y/o psicológico o, el disfrute de sus derechos.
  • Niños y niñas que son obligados a trabajar y, después les quiten sus ingresos.
  • Niños y niñas entre los 12 y los 14 años que realicen un trabajo que implique un riesgo para su salud y sea peligroso.
  • Todos aquellos menores que son víctimas de las más dramáticas formas de explotación infantil como son:
    • Niños y niñas víctimas de las mafias (drogas, armas, etc.)
    • Menores que sufren cualquier forma de esclavitud.
    • Menores obligados a prostituirse.
    • Menores reclutados por la fuerza, obligados o inducidos a realizar actividades ilegales o que amenazan su integridad.

UNICEF marca unos criterios mínimos básicos para identificar el trabajo infantil como explotación, y son

  • Si es con dedicación exclusiva.
  • Si es a una edad demasiado temprana.
  • Si provoca estrés físico, psíquico o social.
  • Si el niño trabaja y vive en la calle.
  • Si el salario es inadecuado.
  • Si el niño tiene que asumir demasiada responsabilidad.
  • Si impide el acceso a la escolarización.
  • Si mina la dignidad del niño (esclavismo/explotación sexual).
  • Si impide conseguir su pleno desarrollo.

No obstante si bien la explotación infantil es condenada universalmente, en cuanto al trabajo infantil, en algunas de sus formas existe discrepancia sobre su eliminación o no. Las razones argumentadas a favor son las características culturales de algunos pueblos en los que el trabajo infantil es una estrategia pedagógica y de socialización.

Las cifras

Actualmente, la explotación infantil afecta a unos 250 millones de niños en todo el mundo. De esos 250 millones, 180 están expuestos a las peores formas de explotación, siendo sometidos a trabajo forzoso, en régimen de servidumbre, siendo explotados sexualmente, en condiciones asimilables a la esclavitud o, en general, en condiciones que ponen en peligro su adecuado desarrollo físico y psíquico.

Sigue en aumento la cifra de niños explotados laboralmente, quienes ganan hasta diez veces menos que un adulto.

En el sur de Asia trabajan más de 100 millones de niños, de los que un 20% hacen jornadas de 13 horas diarias por un sueldo de entre 15 y 20 euros al mes.

En Latinoamérica, donde trabajan 17 millones de niños de entre 5 y 17 años, las ganancias de estos menores suponen del 10 al 20% de los ingresos de sus familias.

En España hay unas 20.000 víctimas de explotación infantil, según la OSCE (Organismo Superior de las Contrataciones del Estado).

Prevención de la explotación infantil

La eliminación de la explotación infantil ha sido una de las prioridades de la Organización de las Naciones Unidas desde sus inicios.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas ha basado su acción en la estipulación de la edad mínima de admisión al empleo como criterio para definir y reglamentar el trabajo infantil. Además, en 1992 la OIT creó el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC, por sus siglas en inglés) una iniciativa de cooperación dedicada exclusivamente a prevenir y combatir la explotación infantil.

La voluntad política de los estados es la única forma de combatir este vergonzoso mal mundial, es decir, denunciar a todo adulto que esté cometiendo este delito. Así se podrá evitar la explotación infantil. Ante todo los países industrializados deben comprometerse a no adquirir productos en los cuales se haya usado niños, pero deben comprometerse a la vez en ayudar al desarrollo de los países pobres y en vías de desarrollo para que los niños no sean obligados a trabajar. Los estados en vías de desarrollo deben hacer una opción.

Conclusiones

Finalmente, para que los niños no trabajen se necesita una sociedad más justa. Es deber de todos ayudar a estos niños que son utilizados injustamente para el gran beneficio de otros.

Sería una esperanza para millones de niños alcanzar la eliminación de las peores formas de trabajo infantil antes del año 2016, fecha que la OIT ha puesto como objetivo.

Artículos Relacionados