Fatiga crónica

Actualmente el Síndrome de Fatiga Crónica es un conjunto de síntomas que afecta cada vez a más personas y para la que, de momento, hay pocos tratamientos.

¿Qué es la fatiga crónica?

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es una afección que produce cansancio excesivo y prolongado.

Etiología o causas

Actualmente se desconoce la causa específica de la enfermedad, aunque se sospecha que puede ser causado por un virus. Hay dos clases de virus que podrían estar implicados en el síndrome de fatiga crónica.

El primero es el virus Epstein-Barr (VEB), este virus es muy común en los humanos, la infección afecta a mucosas como los ojos, boca, vía respiratoria, genitales y ano.

El segundo es el virus herpes tipo 6, (HHV-6), la infección de este virus en la infancia suele ser asintomática, es una enfermedad muy común en niños, en adultos la infección suele ser más complicada causando en algunos casos hepatitis o encefalitis.

En cualquier caso estos dos virus son los relacionados con el síndrome de fatiga crónica, pero sin ser determinantes en la enfermedad ya que no se ha demostrado que sean la causa.
Están en estudio, sin determinar, varias causas también relacionadas con el síndrome de fatiga crónica como pueden ser:

  • Respuesta autoinmune ante el virus.
  • Edad.
  • Estrés.
  • Genética.

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica

  • Fatiga o cansancio (después del reposo).
  • Fatiga que limita las actividades comunes de cada día.
  • Fatiga que dura más de 24 horas después de hacer ejercicio.
  • Fatiga que empeora con actividad intelectual y física.
  • Sensación de pesadez en brazos y piernas.
  • Dolor de cabeza.
  • Febrícula.
  • Dolor de garganta.
  • Hipotensión.
  • Dificultad para pensar con claridad.
  • Falta de memoria.
  • Falta de concentración y de atención.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Adenopatías (inflamación ganglios linfáticos).

Terapias naturales para el Síndrome de la Fatiga Crónica

Acupuntura: la acupuntura va muy bien en caso de agotamiento, tanto crónico como puntual, estimulando la energía vital del organismo, trata el dolor de cabeza, la irritabilidad y mejora la depresión.

Fitoterapia: las infusiones son también indicadas y recomendadas en el caso de padecer Síndrome de fatiga crónica, paliarán en gran manera algunos síntomas.

  • Regaliz: Antidepresivo, hipertensivo.
  • Jengibre: Antiviral indicado en esta enfermedad.
  • Equinacea: Aumenta la inmunidad.
  • Ginseng y Eleuterococo: Energéticos, aumentan la inmunidad.
  • Ginkgo Biloba: Aumenta riego sanguíneo aumentando la capacidad de memoria.
  • Hipérico: Antidepresivo natural.

Aromaterapia: en el gran mundo de los aromas encontramos variados aceites esenciales y remedios que podemos utilizar en caso de padecer el síndrome de fatiga crónica.

  • Romero: revitalizante, falta de memoria, dolor de cabeza.
  • Tomillo: depresión, antiséptico, refuerza el sistema inmunológico.
  • Lavanda: dos gotitas en la almohada ayudan a dormir.
  • Limón: revitalizante.
  • Melisa: antidepresiva.

Masajes: es aconsejable unas sesiones de masajes relajantes y terapéuticos para los síntomas de cansancio, insomnio, pesadez en extremidades, entumecimiento.

Flores de Bach: pueden ayudarnos a mejorar el estado emocional de los pacientes afectados por la Fatiga Crónica.

  • Olive: para el cansancio psíquico y físico.
  • Gentian: estados de depresión reactiva, pesimismo, melancolía.
  • Hornbeam: indicado para el cansancio mental.
  • Sweet Chestnut: en el caso de desesperación que algunas personas pueden padecer al sufrir esta enfermedad.

Vitaminas - oligoterapia

  • Zinc: en forma de picolinato, favorece la inmunidad celular.
  • Complejo vitamínico del grupo B: Refuerza el sistema nervioso.
  • Vitamina C: Antiviral y evita el cansancio.
  • Cobre-Oro-Plata: esta mezcla de oligoelementos se utiliza en estados de falta de energía o astenia.

Dietética y nutrición

Es importante alimentarse correctamente para el buen funcionamiento del cuerpo y aumentar las defensas, no cargando en exceso nuestro cuerpo con alimentos nocivos para nuestra salud. Una dieta llena de nutrientes y baja en grasas no saludables siempre será de gran ayuda en cualquier enfermedad y por supuesto, también en el Síndrome de fatiga Crónica.

Alimentos recomendados

  • Frutas frescas.
  • Verduras.
  • Caldos vegetales.
  • Zumos naturales.
  • Hortalizas.
  • Germinados, algas, jalea real, levadura de cerveza, polen de abejas, setas.
  • Alimentos ricos en fibra.
  • Pescado azul.

Alimentos prohibidos

  • Grasas animales.
  • Embutidos.
  • Café.
  • Alcohol.
  • Azúcar.
  • Dulces.
  • Alimentos procesados.
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados