Vahos e inhalaciones: respirar a pleno pulmón

Los vahos o inhalaciones son un antiquísimo remedio natural para descongestionar nuestras vías respiratorias y ayudarnos a respirar “a pleno pulmón”.

¿Qué son los vahos o inhalaciones?

Los vahos o inhalaciones son un método de curación en el que el paciente respira vapor de agua. Normalmente para aumentar su efecto terapéutico se le suele añadir aceites esenciales o alguna planta medicinal.

Como se hacen los vahos o inhalaciones

Tradicionalmente la gente pone agua a hervir. Una vez han pasado unos primeros instantes y ya no haya riesgo de quemarnos añadimos dos o tres gotas de algún aceite esencial (el de Eucalipto suele ser el más habitual). Nos cubrimos la cabeza y la olla o cazuela con una toalla (nunca nada de plástico) para inhalar estos vapores. Esto se hace durante unos minutos.

Muchas personas para evitar quemarse con la propia cacerola vierten el agua hirviendo en la pila del baño (donde nos lavamos las manos) y allí hacen los vahos o inhalaciones.
Respiraremos por la boca y por la nariz ya que así limpiaremos la nariz, los senos nasales, la garganta y los bronquios.

¿Que aceites esenciales son los más adecuados?

Los aceites esenciales más utilizados para los vahos o inhalaciones son los de Eucalipto, Menta y Pino. Siempre hemos de tener en cuenta que sean aceites esenciales de la máxima calidad ya que muchos aceites o esencias son artificiales y solo valen como perfumes. Preguntad en vuestro herbolario o farmacia. Allí os recomendarán el fabricante así como la dosis ya que algunos son más concentrados que otros.

También se puede hacer hervir el agua con plantas medicinales como las hojas y bayas del Eucalipto, el Tomillo, la Manzanilla y la Menta. El efecto es más suave que con los aceites esenciales y se utiliza en niños, embarazadas y asmáticos leves.

Beneficios o indicaciones más habituales

Normalmente la gente se prepara los vahos o inhalaciones cuando se siente muy congestionada y necesita eliminar esa mucosidad o flema.

Así pues en caso de resfriados, bronquitis, tos, sinusitis y sequedad respiratoria notaremos un gran alivio ya que se rehidratan las vías respiratorias y las mucosidades se eliminan más rápidamente. Es un modo de prevenir que la mucosidad no se acumule y se acabe infectando.

Clases o tipos de vahos o inhalaciones

    Hay dos tipos de inhalaciones: secas y húmedas.
  • En las inhalaciones secas pondremos unas gotas de aceites esenciales en un pañuelo o trapo y los respiraremos acercando la boca y la nariz. Es muy práctico dejar un pañuelito con esencias cerca de la mesita de noche cuando vamos a dormir.
  • Los vahos o inhalaciones húmedas son las que se realizan con el vapor de agua.

Precauciones a tener en cuenta

  • Si hacemos los vahos o inhalaciones en una cazuela u olla hemos de tener en cuenta que nos podemos quemar si la tocamos.
  • Los asmáticos nunca deben de poner esencia de Eucalipto. De hecho sólo con el agua ya mejorarán y no corremos ningún riesgo de que se les cierren aún más los bronquios.
  • Por último decir que siempre hemos de esperar unos minutos, tras verter el agua hirviendo, a fin de no quemarnos con ese vapor tan intenso.

En general las embarazadas, asmáticos y bebés no deberían de hacer los vahos sin consultar a su médico o especialista.

Artículos Relacionados