El Flúor

El flúor es un popular mineral que relacionamos con una buena salud dental pero que a ahora empieza a ser cuestionado por los peligros de su exceso.

¿Qué es el flúor?

El flúor es un mineral que forma parte del compuesto flúoruro de sodio o sódico que es, por ejemplo, el que se añade al agua de beber (para proteger a toda la población de su déficit)

Beneficios o funciones del Flúor

Entre sus beneficios o funciones más conocidas destaca el de evitar la caries dental y el crecimiento de las bactrias que desarrollan el sarro y es por eso que hemos comentado que se añade a las aguas de uso público.. Los dentríficos o pasta de dientes también suelen llevar el flúor dentro de sus componentes.
También puede ayudar cuando hay un déficit, junto al Calcio y la vitamina D, a tratar la Osteoporosis y a solidificar los huesos.

Los peligros del Flúor

El Flúor, como hemos dicho, nos ayuda a evitar las caries y fortalecer los huesos. Por ello muchos países a partir d elos años 50 empezaron a flúorar las aguas de consumo humano. La polémica empezó a surgir años después cuando se empezó a estudiar los peligros de su exceso.

Algunos científicos cuestionan que valga como preventivo y afirman que sólo funciona cuando ya hay una caries o el agua que se consume es especialmente deficitaria en Flúor. En algunos países como Suiza ya hace décadas que se dejó de flúorar sus aguas y en otros como Bélgica, se han retirado del mercado todos los productos "enriquecidos" con flúor (chicles, tabletas, enjuagues dentales o colutorios, etc.) ya que no hay unanimidad sobre la dosis mínima segura.

El exceso de Flúor es muy tóxico y puede provocar la Flúorosis que provoca el efecto opuesto al que buscabamos ya que debilita el esmalte (provocando má caries) y debilita nuestros huesos (más descalcificación y osteoporósis) El exceso de Flúor o Flúorosis es irreversible y produce trastornos en el cerebro (debilita las facultades mentales y provoca un efecto mental sedante contínuo)
Un exceso de flúor puede decolorar o manchar los dientes para siempre.

¿A través de donde tomamos dosis extra de Flúor sin saberlo?

La dosis de flúor que ya tomamos a través de la flúorización de las aguas parece ser, en general, muy segura pero el problema es que tomamos el Flúor a través de otras vías:

  • Tabletas o chicles enriquecidos con Flúor.
  • Algunas aguas minerales llevan dosis extra o contienen de forma natural cantidades altas de Flúor (suelen ser aguas de alta mineralización y amenudo ya avisan que no la tomen los bebés o embarazadas)
  • La pasta de dientes y los colutorios o elixires dentales contienen dosis muy altas pero la absorción a través de la boca es pequeñísima a no ser que NOS LA COMAMOS. Parece una tontería pero hay gente que, especialmente al enjuagarse con el colutorio, siempre ingiere un poco. Simplemente hemos de advertir a los niños de ese peligro (sobre todo con esas marcas comerciales que ya avisan que aportan muchísimo Flúor)
  • La contaminación ambiental (las empresas que manipulan o transforman Aluminio) también favorece el exceso de Flúor a través del aire.
  • Por último avisar que hemos de tener cuidado con las sartenes u otros utensilios hechos con teflón. Tenerlos siempre en buenas condiciones ya que si están muy rayados pueden ir liberando flúor.

Conclusiones

En general no nos conviene tomar dosis extra de flúor si no nos lo recomienda nuestro dentista (odontólogo) u otro profesional de la salud.
La salud de nuestros dientes más que a base de dentríficos con mucho Flúor depende del buen cepillado después de cada comida y de evitar el exceso de azúcar y alimentos refinados.

¿Sabías que...?

Algunos medicamentos ricos en Hidróxido de aluminio o suplementos con cantidades muy altas de calcio pueden disminuir la absorción de Flúor. Si por algún motivo hemos de tomar algún suplemento de Flúor lo haremos siempre dos antes antes o después de tomar leche u otro lácteo.

¿Qué es el flúor?

El flúor es un mineral que forma parte del compuesto flúoruro de sodio o sódico que es, por ejemplo, el que se añade al agua de beber (para proteger a toda la población de su déficit)

Beneficios o funciones del Flúor

Entre sus beneficios o funciones más conocidas destaca el de evitar la caries dental y el crecimiento de las bactrias que desarrollan el sarro y es por eso que hemos comentado que se añade a las aguas de uso público.. Los dentríficos o pasta de dientes también suelen llevar el flúor dentro de sus componentes.
También puede ayudar cuando hay un déficit, junto al Calcio y la vitamina D, a tratar la Osteoporosis y a solidificar los huesos.

Los peligros del Flúor

El Flúor, como hemos dicho, nos ayuda a evitar las caries y fortalecer los huesos. Por ello muchos países a partir d elos años 50 empezaron a flúorar las aguas de consumo humano. La polémica empezó a surgir años después cuando se empezó a estudiar los peligros de su exceso.

Algunos científicos cuestionan que valga como preventivo y afirman que sólo funciona cuando ya hay una caries o el agua que se consume es especialmente deficitaria en Flúor. En algunos países como Suiza ya hace décadas que se dejó de flúorar sus aguas y en otros comoBélgica, se han retirado del mercado todos los productos "enriquecidos" con flúor (chicles, tabletas, enjuagues dentales o colutorios, etc.) ya que no hay unanimidad sobre la dosis mínima segura.

El exceso de Flúor es muy tóxico y puede provocar la Flúorosis que provoca el efecto opuesto al que buscabamos ya que debilita el esmalte (provocando má caries) y debilita nuestros huesos (más descalcificación y osteoporósis) El exceso de Flúor o Flúorosis es irreversible y produce trastornos en el cerebro (debilita las facultades mentales y provoca un efecto mental sedante contínuo)
Un exceso de flúor puede decolorar o manchar los dientes para siempre.

¿A través de donde tomamos dosis extra de Flúor sin saberlo?

La dosis de flúor que ya tomamos a través de la flúorización de las aguas parece ser, en general, muy segura pero el problema es que tomamos el Flúor a través de otras vías:
Tabletas o chicles enriquecidos con Flúor.

Algunas aguas minerales llevan dosis extra o contienen de forma natural cantidades altas de Flúor (suelen ser aguas de alta mineralización y amenudo ya avisan que no la tomen los bebés o embarazadas)

La pasta de dientes y los colutorios o elixires dentales contienen dosis muy altas pero la absorción a través de la boca es pequeñísima a no ser que NOS LA COMAMOS. Parece una tontería pero hay gente que, especialmente al enjuagarse con el colutorio, siempre ingiere un poco. Simplemente hemos de advertir a los niños de ese peligro (sobre todo con esas marcas comerciales que ya avisan que aportan muchísimo Flúor)
La contaminación ambiental (las empresas que manipulan o transforman Aluminio) también favorece el exceso de Flúor a través del aire.

Por último avisar que hemos de tener cuidado con las sartenes u otros utensilios hechos con teflón. Tenerlos siempre en buenas condiciones ya que si están muy rayados pueden ir liberando flúor.

Conclusiones

En general no nos conviene tomar dosis extra de flúor si no nos lo recomienda nuestro dentista (odontólogo) u otro profesional de la salud.
La salud de nuestros dientes más que a base de dentríficos con mucho Flúor depende del buen cepillado después de cada comida y de evitar el exceso de azúcar y alimentos refinados.

¿Sabías que...?

Algunos medicamentos ricos en Hidróxido de aluminio o suplementos con cantidades muy altas de calcio pueden disminuir la absorción de Flúor. Si por algún motivo hemos de tomar algún suplemento de Flúor lo haremos siempre dos antes antes o después de tomar leche u otro lácteo.

Artículos Relacionados