Accidentes cardiovasculares

Los accidentes cardiovasculares son un problema tan común como inesperado así como muy vinculado a la mala alimentación, al sedentarismo y al estrés.

¿Qué es un accidente cardiovascular?

Los accidentes cardiovasculares son también llamados accidentes cerebrovasculares debido a que, en realidad, es una interrupción o corte del riego sanguíneo en cualquier zona del cerebro.
Esto sucede cuando un vaso sanguíneo del susodicho cerebro se bloquea o se rompe deteniéndose el flujo de la sangre, lo que produce que las células cerebrales afectadas por esta interrupción mueran causando daños permanentes.

Síntomas del accidente cardiovascular

A veces se producen avisos de que se va a sufrir un accidente cardiovascular, como alguno de los efectos que describiremos después dentro de las secuelas. Aún estos se darán de forma leve y transitoria.
No obstante, lo normal es que los accidentes cerebrovasculares ocurran de forma inesperada, de ahí su denominación de accidente.

Secuelas del accidente cardiovascular

Las secuelas de este problema son incapacitantes, aunque la gravedad dependerá de la zona del cerebro afectada, así como de la importancia de la obstrucción o del derrame.

    Las principales secuelas suelen ser:
  • Se nubla la vista. Incluso pueden darse casos de ceguera.
  • Hemiplejia, debilidad o parálisis en un lado del cuerpo.
  • Pérdida del conocimiento. Se puede llegar al coma.
  • Mareos y vértigos. Inestabilidad en el equilibrio.
  • Pérdida de memoria. Estado de confusión.
  • Dificultad para hablar, la lengua pesa.
  • Falta de coordinación.

Causas del accidente cardiovascular

Por lo general, es una obstrucción producida por estrechamientos de las venas debido al colesterol, tabaquismo, enfermedad, etc. impidiendo el paso a algún coágulo ocasionando un taponamiento, o por la rotura de las venas por debilidad ante la presión del flujo sanguíneo.

    Los siguientes son problemas que pueden causar un accidente cardiovascular:
  • Precedentes familiares de accidente cerebrovascular.
  • Algunos medicamentos.
  • Hipertensión arterial.
  • Aumento de la edad.
  • Colesterol alto.
  • Tabaquismo.
  • Cardiopatía.
  • Diabetes.

Diferentes accidentes cardiovasculares

Son dos los principales modos en que se presentan los accidentes cardiovasculares:

    Accidente cerebrovascular isquémico (u obstructivo)
  • Accidente cardiovascular asociado a la arteriosclerosis.
  • Accidente isquémico transitorio (AIT)
  • Ictus o apoplejía.
  • Angina de pecho.
    Accidente cerebrovascular hemorrágico
  • Hemorragia intracerebral hipertensiva.
  • Hemorragia intracerebral profunda.
  • Falta de riego o isquemia cerebral.
  • Hemorragia intracerebral lobular.
  • Hemorragia subaracnoidea.
  • Hemorragia intracerebral.
  • Aneurisma cerebral.

Interpretación emocional de los accidentes cardiovasculares

Los problemas circulatorios son los principales causantes de los accidentes cerebrovasculares. Y este sistema se relaciona con la alegría, la vitalidad y el fluir felizmente por la vida. Por tanto, el sentimiento inverso se asocia a los accidentes cardiovasculares o con cualquier problema de la circulación sanguínea.

Emoción positiva de los Accidentes cardiovasculares

La alegría de la vida me rodea y permito que la mía propia se exprese. No estanco mi felicidad porque otros lo pasen mal. Mi alegría les ayudará más que mi tristeza.

Nuestros consejos

La fórmula principal contra el accidente cerebrovascular es la prevención, ya que en gran medida los factores que intervienen en él son la falta de hábitos saludables, excepto en los casos que hay alguna enfermedad asociada a él.

En nuestra sección dedicada a los accidentes cardiovasculares encontrará remedios naturales dietéticos que ayudarán tanto a la mejoría como a la prevención. Pero si usted o alguien que conoce padece cualquiera de estos tipos de accidentes cerebrovasculares, le aconsejamos que cualquier medida alternativa quede siempre bajo la supervisión de los profesionales, ya que la intención de estos artículos es meramente orientativa.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados