Pipas de calabaza

Las semillas o pipas de calabaza además de estar muy buenas, tienen muchas propiedades que nos ayudarán a que nuestro organismo funcione mucho mejor.

Propiedades de las pipas de calabaza o zapallo

  • Las pipas o semillas de calabaza nos ayudarán a eliminar las lombrices. Para ello tomaremos una cucharada de pipas o semillas de calabaza en ayunas hasta que estos molestos parásitos desaparezcan.
  • Consumiendo pipas de calabaza conseguiremos que nuestra artritis o los dolores causados por el reuma mejoren, ya que las pipas de calabaza contienen ácido salicílico.
  • Si las comemos con regularidad podemos conseguir que baje nuestro nivel de colesterol, pues son ricas en Omega 3 y Omega 6.
  • También nos pueden ayudar a controlar la presión arterial.
  • El consumo de pipas o semillas de calabaza está indicado en problemas de próstata. Una cucharada en ayunas puede evitar el agrandamiento de la próstata.
  • Pueden ser de gran ayuda en el control de la diabetes pues estimulan la secreción del páncreas disminuyendo los niveles de glucosa en la sangre.
  • Ayudan a disolver y eliminar la mucosidad, por lo que son de gran ayuda para el sistema respiratorio.
  • Comer pipas de calabaza nos ayudará a no retener líquidos.
  • Tienen un gran efecto antioxidante (ideal para mantener una piel en buenas condiciones) ya que son ricas en vitaminas A y E.

Información nutricional de las pipas de calabaza (por cada 100 g.)

  • 470 calorias.
  • 41 g. de ácidos grasos.
  • 30 g. de proteínas.
  • 29 g. de carbohidratos.
  •  

Las pipas o semillas de calabaza son muy ricas en ácidos grasos poliinsaturados.
Podemos destacar entre sus componentes la citrulina, que es un fermento portador de oxígeno, hormonas vegetales, vitaminas A y E, aminoácidos como la arginina y la lecitina. Tienen un alto contenido de Omega 3 y Omega 6.
Un gramo contiene más triptófano que un vaso de leche.

¿Sabías que...?

Puedes consumirlas crudas o tostadas. Las pipas de calabaza pueden ser un aperitivo muy rico.
Podemos utilizarlas en salsas e incluso en la elaboración de pan, bizcochos, galletas, etc.

Artículos Relacionados