Falta de interés en las aulas, caso práctico de Feng shui

La falta de interés en las aulas suele ser, por desgracia, bastante generalizado pero veremos en este caso práctico como puede ayudarnos el Feng shui.

Una maestra pidió ayuda al Feng shui y me expuso que sus alumnos se quejaban por todo y que cualquier iniciativa que ella emprendía era discutida y rechazada.

Análisis del problema

Tras realizar la visita observé que se trata de un aula impersonal, triste y desaliñada. Con unos ventanales casi tan grandes como las paredes, y sin cortinas, que a su vez dan al patio siempre lleno de niños. Los alumnos están de espaldas a la puerta. Las pizarras son de tiza y, en general, predomina un material anticuado.

Consecuencias que ocasiona

El hecho de que predomine una falta de interés por el aprendizaje, no quiere decir que nos vayamos a cruzar de brazos, el Feng shui siempre puede ayudar a cambiar esa dinámica...esa pauta. El desorden físico y mental, van de la mano. Dispersión de energía hacia el exterior (fuga), por falta de cortinas y del griterío del patio. Energía estancada en algunos espacios.

Recomendaciones o actuaciones propuestas, según el Feng shui

  • Pintar. Pintar las paredes de colores cálidos pero no chillones; por ejemplo verde manzana, o aún mejor una pared verde y la otra azafrán claro. El color verde, pertenece al elemento madera y como cualidad es expansiva y favorecerá a sus proyectos de futuro y a la creatividad. El azafrán por contener el color rojo tiene la cualidad de activar y dar el impulso necesario; éste color también contiene el amarillo que ayuda a activar la mente y a la concentración.
  • Ordenar. Procura que todo el material de estudio esté limpio y ordenado. Para conseguir ordenar la mente, primero hay que ordenar fuera. Es conveniente que los alumnos colaboren tanto en el orden como en la elección de los objetos decorativos de la clase ¡Intégralos!
    Se activó la energía estancada, motivada por objetos inservibles.
  • Motivar. Cuando hablamos de que hay una falta de interés en las aulas es debido a que en muchas ocasiones ellos sienten que los temas tratados no tienen relación aparente ni con su futuro inmediato, ni lejano; con lo cual algunos que si que estudian, lo hacen estrictamente para aprobar.
    Se propuso indagar y rebuscar en la mente de esos preadolescente sus intereses y hacer un mural "colage" con imágenes de todas sus aspiraciones, futuras profesiones, sueños y formas de vida no solamente físicamente, sino también emocional; revisando esas imágenes usualmente, algo así como renovar los votos a medida que avancen y crezcan.
    El proyecto de vida es lo que nos hace ilusionarnos.
  • Mitigar los ruidos. Insonorizar en lo posible los ventanales a fin de que no se oiga tanto el griterío del exterior. Y colgar cortinas o estores
  • Modernizar. Cambiar, si es posible, la pizarra por una más moderna. Hoy en día la tecnología (ordenadores o computadoras portátiles, pizarras digitales, etc.) es cada vez más asequible para los colegios y los resultados son, como normas, muy positivos ya que el alumno de hoy en día aprende muy rápido con estas herramientas.

Resultados o valoración de los cambios

Al hacer la valoración de los resultados al cabo de un mes, se observó un cambio espectacular:

Los colores adecuados trabajan de una forma continuada, y las cualidades de esos elementos fueron penetrando en el subconsciente; ello, acompañado de los símbolos de las imágenes aportadas por los alumnos representando sus objetivos, conjuntamente, contienen gran cantidad de energía y fue fundamental para que los niños sintieran su poder y su individualidad; cosa que no podían hacer como masa, canalizando así su energía.

Estas sencillas recomendaciones hicieron "casi milagros" en el aula de esta maestra. No se lo podía creer. Los niños llegaban a clase con nuevas ideas y con más ganas de participar. La falta de interés en las aulas ha disminuido considerablemente observándose, además que a los alumnos les cuesta menos concentrarse.

Ni que decir que estas directrices no pueden substituir al programa escolar, ni al buen hacer de un profesional de la enseñanza, lo que pretende el Feng Shui es ser un buen aliado.

Artículos Relacionados