Cómo diferenciar sanadores y curanderos de estafadores

Sanación y curanderismo también entran en el mundo del ocultismo y de las creencias que pueden ser usadas por bribones y más si hay desesperación.

Qué es un sanador o curandero

Un sanador o curandero es una persona que tiene capacidades para curar, independiente de los medios de la medicina alopática, a través del uso de terapias alternativas, tradicionales. Pero también hay aspectos espirituales dentro de la sanación, chamánicos o étnicos,  que  entroncan con aspectos del ocultismo y la magia, aunque ahora hacemos alusión a los  sanadores no espirituales. Para un uso correcto de estas terapias éstas deben ser una alternativa complementaria al tratamiento médico e informar al facultativo.

Aclaración de conceptos

Por una cuestión de síntesis hemos definido como malos sanadores o curanderos a los estafadores que aprovechan sus conocimientos o supuestos poderes de sanación para sacar el mayor provecho económico de la desesperación de sus pacientes.

Esto no significa que no tengan la titulación o formación obtenida lícitamente, sino que su nivel ético es nulo, así como también existen los que son impostores sin más. No nos estamos refiriendo a bueno o malo en función de la capacidad de curar sino del calado moral.

Videncia y sanación, estafa o realidad

Aquí no queremos entrar en si las capacidades sanadoras de ciertas personas son una realidad o no. Desde el respeto a quien crea en ello o no, sí queremos señalar que existen sanadores que dicen tener capacidad de curar de formas diversas: Oración, imposición de manos, pociones herbarias, medios ocultistas, rituales mágicos, etc. Realmente creen en que pueden hacerlo y sienten que cumplen con un servicio para la humanidad al poner sus capacidades a disposición de los demás.

No obstante, existen otros individuos que conocen el arte del engaño y el uso de la psicología humana para aprovecharse de las personas en su momento de mayor debilidad. Estos supuestos sanadores dicen que pueden curar su cáncer o el de su hijo con un carísimo ritual o que pueden sanar su aura que es la causa de todos sus males financieros o quitar ese mal de ojo  para…, etc.

Modus operandis de los falsos sanadores

Algunas recomendaciones para evitar ser engañados por falsos sanadores son de sentido común. Cuando las personas se encuentran desesperadas son más vulnerables, sin desestimar la habilidad de los estafadores y charlatanes para embaucar.

Por ejemplo, es sabido que el brócoli y los antioxidantes de las frutas rojas son excelentes anticancerígenos naturales. Pues, un estafador le puede ofrecer una poción concentrada de estos elementos y otro que alegue que sea secreto obtenido en una tribu del Amazonas donde nadie padece cáncer (puede haber sacado ese dato de una noticia reciente) y carísimo por su escasez y… bla, bla, bla. Añadiendo, además, algún dato científico o echando por tierra a la ciencia si eso le interesara para convencer.

Que aunque fuera cierto que comer tal fruta durante generaciones, añadido al modo de vida, ha prevenido (no curado) el padecimiento de cáncer en la tribu aludida ¿le creería ciegamente si usted o un ser querido estuviera en estado avanzado o terminal de cáncer?

Consejos para no ser engañados por falsos curanderos

  • No recurrir a curas que incluyan dejar su medicación. Estas terapias en su forma más correcta de uso deben ser complementarias al tratamiento médico y estar bajo el conocimiento de su facultativo.
  • Desconfiar si requiere un gran desembolso de dinero o aceptan propiedades a modo de pago.
  •  No se fie de los que dicen que curan cualquier enfermedad terminal que la ciencia no ha podido. Y, claro, la sanación será nuevamente tras entregar una elevada suma de dinero al supuesto curandero.
  • Este seguramente alegará razones conspiranoicas de que no se quiere que se sepa esta cura, o que él puede sanar tal o cual enfermedad incurable, por intereses económicos ajenos.
  • Estos estafadores no siempre dicen curar enfermedades graves,  a veces también hacen su agosto curando la calvicie, con pócimas para la virilidad, para concebir aunque no tengas matriz, etc.

Distinguir los buenos sanadores o curanderos

Los buenos sanadores suelen ser personas con espíritu de ayudar a los demás. Cuando se trata de medicina alternativa no le atienden en 5 minutos para atender al mayor número de clientes y ganar más dinero.

Seguramente esté con usted el tiempo que estime para ayudarle e intentar resolver su problema en el menor número de sesiones posible, aunque le pierda antes como fuente de ingreso.

Generalmente, en el caso de curanderos espirituales, suelen aceptar la voluntad en muchos casos o tendrán un precio asequible e igualmente el tiempo irá en función de la necesidad que usted tenga.

En resumidas cuentas, se verá si es un buen sanador o curandero en el sentido ético por el interés que muestre por su salud por encima de su dinero.

Artículos Relacionados