Asanas para abrir el Chakra Manipura

Para abrir el Chakra Manipura o tercer chakra disponemos de diferentes posturas o Asanas de Yoga que nos serán de grandísima ayuda para conseguirlo.

De los siete principales centros metafísicos de energía el tercero, Manipura, está situado en el plexo solar, es decir, entre el ombligo y la base del esternón. Este centro de energía, cuyo nombre en sánscrito significa "gema brillante", se relaciona con los órganos del sistema digestivo y está vinculado con Agni, el dios del fuego, que transforma el metal en objetos útiles y/o de gran belleza.

El símbolo de Manipura es un loto de diez pétalos que posee en su interior un triángulo invertido y rodeado por tres cruces esvásticas que simbolizan el fuego (agni) Este chakra es el centro de la fuerza de voluntad, transformación del ser y el poder que reconoce las diferencias. En Manipura se transcienden los desafíos de la polaridad, relacionados con el segundo chakra para obtener un nuevo punto de equilibrio.

El chakra Manipura, que vibra con el color amarillo, al estar bloqueado puede provocar problemas digestivos, además de úlceras de estómago, fatiga crónica, alergias y diabetes. Emocionalmente el desequilibrio de este chakra se manifiesta en personas con baja autoestima, que necesitan tener el control sobre todo, que son hipersensibles a las críticas y el rechazo de los demás, y tienen tendencias adictivas y reacciones de agresividad.

Existen determinadas asanas para abrir el Chakra Manipura

Dhanurasana

Dhanurasana

Tendido boca abajo, con la frente apoyada en el suelo, doblar las piernas por las rodillas y agarrar los tobillos con las manos correspondientes. Tensionar los músculos de las piernas y arquear la espalda. Al mismo tiempo levantar la cabeza, el pecho y los muslos todo lo posible manteniendo los brazos rectos y llevando la cabeza hacia atrás, con el peso del cuerpo en el abdomen.

No repetir la asana mientras no se normalice la respiración. En la postura final se puede retener el aliento dentro o respirar lenta y profundamente; y balancearse hacia adelante y Dhanurasana no debe de ser practicada por personas que padezcan artrosis de las vértebras cervicales, hernia abdominal, tuberculosis intestinal y lesiones en la columna. Algunos de los beneficios de Dhanurasana, además de tonificar y estimular el plexo solar, son:

  • Masaje de los músculos y órganos abdominales, y de la región lumbar.
  • Flexibiliza y fortalece la columna vertebral.
  • Previene los trastornos del hígado, páncreas e intestinos.
  • Mejora el funcionamiento renal.
  • Favorece el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, y la secreción de adrenalina se acrecienta.

Ustrasana

Ustrasana

De rodillas, estirar los brazos a los costados y comenzar a curvar lentamente la espina dorsal hacia atrás, ensanchando las costillas, hasta llegar a sujetar el talón izquierdo con la misma mano. Llevar despacio la cabeza hacia atrás y bascular la pelvis manteniendo los muslos perpendiculares al plano del suelo.

Contraer los glúteos y extender aún más la región dorsal y el cóccix, con el cuello flexionado suavemente hacia atrás y sin tensión. Después repetir el proceso al lado contrario y, posteriormente y de forma gradual, intentar acercar al mismo tiempo las dos manos a sus correspondientes talones.

Ustrasana favorece el estiramiento de los músculos del cuadriceps, flexores de la cadera, abdomen, pecho, cuello y hombros, masajea la región lumbar, y fortalece la pelvis. Además de ser una asana muy indicada para embarazadas, beneficia el sistema digestivo, excretorio y de reproducción.

Bhujangasana

Bhujangasana

Tendido boca abajo, con la frente en el suelo, los pies y las rodillas juntos, y los empeines estirados, apoyar las palmas de las manos debajo de los hombros, con los brazos cerca del cuerpo y los codos orientados al techo. Inspirar profundamente y tratando de utilizar sólo los músculos de la espalda primero, deslizar la nariz por el suelo, luego la barbilla y continuar levantando la cabeza y el pecho lentamente hasta que sólo la cintura a partir del ombligo y las piernas toquen el suelo, con el vientre y la pelvis presionando el suelo. Los codos quedan semiflexionados cerca del cuerpo y los hombros bajos. Para descender, exhalar y bajar lentamente el pecho, los hombros, el mentón y, por último, apoyar la frente en el suelo.

Bhujangasana mantiene la flexibilidad de la columna vertebral, fortalece los músculos de la espalda y abdominales, especialmente para el hígado y los riñones. Además, esta asana aumenta el calor corporal, tonifica el útero y los ovarios.

En la postura final es muy importante que la columna vertebral forme una línea curva mientras los brazos soportan todo el peso. respiración ha de ser preferentemente torácica y profunda. También puede respirarse abdominalmente. Las personas que sufren de presión alta, úlcera péptica, hernia, tuberculosis intestinal o hipertiroidismo no deben practicar Bhujangasana.

Setubandhasana

Setubandhasana

Tendido boca arriba, con las piernas flexionadas y separadas al ancho de las caderas y con los talones cerca de las nalgas, inspirar y levantar las nalgas arqueando la espalda, con los hombros firmes sobre el suelo y la barbilla hacia el pecho. Se puede intentar llegar a coger los talones con las manos.

En la posición es importante no sacar el vientre ni separar las rodillas. Setubhandasana masajea los órganos abdominales, especialmente el colon, descongestiona el hígado, tonifica los órganos sexuales femeninos, flexibiliza las lumbares, estira los cuadriceps, y alivia los dolores de hombros y cervicales.

    Otros beneficios de Setubhandasana son:
  • Fortalece la musculatura de los brazos, los hombros (deltoides) y el trapecio.
  • Incrementa la circulación sanguínea hacia el cerebro.
  • Aumenta la elasticidad pulmonar.

Artículos Relacionados

  • Agni, el fuego digestivo
    Agni es el fuego digestivo para la medicina ayurveda y se refiere,...
  • Bhandas
    Los Bhandas son muy poco conocidos incluso dentro del mundo del Yoga a pesar de...
  • Dieta Ayurvédica
    La medicina ayurveda o ayurvédica fue la primera a tener en cuenta una dieta...