Acupuntura en animales

La acupuntura en animales ya está siendo usada con éxito por algunos veterinarios, ya que los animales responden a sus beneficios con mucha rapidez.

La acupuntura en animales se practicaba en la antigua China hace aproximadamente 3000 años, allá también se utilizaba la acupuntura como medicina preventiva, de tal manera que ellos ya evitaban la aparición de las enfermedades, por ejemplo en sus caballos que eran muy importantes como herramientas de trabajo, de carga y para sus guerras.

La Acupuntura en animales se utiliza actualmente en todos los países del mundo, por si sola o en combinación con la medicina occidental.

Los veterinarios acupuntores actuales usamos para la estimulación varios métodos como: aguja sólida, agujas hipodérmicas, electroestimulación, calor con moxa, masajes y el láser de baja intensidad.

¿En qué condiciones está indicada la acupuntura en animales?

La acupuntura en animales está principalmente indicada para problemas funcionales como parálisis, inflamaciones de origen no infeccioso (como alergias) y en caso de dolor.

En pequeños animales, algunos de los siguientes problemas pueden ser tratados con acupuntura:

  • Problemas músculo esqueléticos: como son las artritis o patología de los discos vertebrales, lo que normalmente decimos que le duele la espalda y suele pasar en perros adultos o en determinadas razas de perros como el Teckel.
  • Problemas de piel: como granulomas.
  • Problemas respiratorios: como el asma felino.
  • Problemas gastrointestinales: como son las diarreas.
  • Problemas reproductivos.

En grandes animales, el uso de la acupuntura más frecuente es en problemas funcionales como puede ser

  • Problemas músculo esqueléticos: como son problemas de dorso y cojeras.
  • Problemas de sistema nervioso: como parálisis del nervio facial, síndrome de Wobbler, problemas de descoordinación.
  • Problemas de piel: como dermatitis alérgica.
  • Problemas respiratorios: como disnea y sangrado.
  • Problemas gastrointestinales: como puede ser los cólicos no quirúrgicos. Prolapso rectales, etc.
  • Problemas reproductivos: quistes ováricos, disminución de fertilidad en sementales, prolapso vaginal, etc.

Además tratamientos regulares de acupuntura pueden tratar lesiones menores en animales de uso deportivo, ayudándoles a ser más resistentes a las lesiones y así como a cuidar sus estructuras musculares y tendinosas.

En el mundo del deporte tanto profesional como amateur a menudo utilizamos la acupuntura como parte de la rutina de su entrenamiento. Por ejemplo en caballos de salto, de carreras, o de espectáculos ecuestres, la acupuntura puede ayudar a su equilibrio físico y a un buen entrenamiento.

¿Cómo trabaja la acupuntura?

De acuerdo con la filosofía médica de la China antigua, la enfermedad es el resultado de un desequilibrio de la energía del cuerpo, y la acupuntura se encarga de restablecer este equilibrio de energía y así este método, ayuda al cuerpo a curarse de la enfermedad.

En términos occidentales, la acupuntura se ocupa de la curación del organismo por unos ciertos cambios. Por ejemplo puede estimular los nervios, aumentar la circulación sanguínea, evitar espasmos musculares, y provocar la secreción de hormonas, como endomorfinas, (una de las que controla el dolor), y el cortisol (esteroide natural) Aunque algunos de los efectos fisiológicos de la acupuntura han sido estudiados, hay muchos más que son desconocidos todavía.

¿Es dolorosa la acupuntura?

En pequeños animales, la inserción de la aguja es prácticamente indolora. En grandes animales igual, puede causar un leve dolor al traspasar la piel, a veces ni la sienten, pero en todos los animales cuando la aguja ya está en su sitio no es dolorosa.

La mayoría de animales llegan a un estado de relajación bueno o incluso algunos casi a dormirse, no obstante, el tratamiento con acupuntura debe causar alguna sensación, como puede ser hormigueo, calambres, o entumecimiento que a veces puede ocurrir en humanos, y estos pueden ser desagradables para algunos animales.

Hay aproximadamente un 10% que al principio no les gustan los pinchazos, pero en el momento que descubren los efectos de la acupuntura se les pasa el miedo a las agujas de acupuntura, aunque no a las agujas normales (es curioso) y luego tenemos un 1% de animales que no soportan las agujas de acupuntura bajo ningún concepto (supongo que debe ser como en las personas, que hay un porcentaje de personas que le tienen un pánico irracional a las agujas)

¿La acupuntura es segura para animales?

La acupuntura es una de las formas más seguras de tratamiento médico para animales cuando esta es administrada por un profesional preparado como es un veterinario con los conocimientos adecuados de fisiopatología animal y de terapeutica.

En acupuntura raramente se pueden apreciar efectos secundarios o colaterales, aunque pueden existir. Y estos pueden aparecer a las 48h. después del tratamiento. Otros animales pueden estar somnolientos o en una letargia durante 24h. Después del tratamiento. Estos efectos son un indicativo que se están produciendo algunos cambios fisiológicos y a menudo se preceden de una mejora en el estado del animal.

¿Cuanto tiempo dura un tratamiento de acupuntura y con que frecuencia se aplica?

La duración y la frecuencia de los tratamientos de acupuntura dependen del estado del paciente y del método de estimulación que utilice el veterinario acupuntor. La estimulación de un punto de acupuntura puede ir como mínimo de 10 segundos y como máximo 30 minutos. En un simple problema agudo, como un esguince, puede que sea necesario una única sesión, y un problema más severo o crónico requerirían varios tratamientos.

Cuando se requieren múltiples tratamientos, generalmente se empieza intensamente con 1 a 3 sesiones a la semana durante 4 a 6 semanas.
Se puede ver una respuesta positiva después de la primera sesión o incluso después de la tercera.
La evolución máxima suele ser entre el 4 y 8 tratamiento, los tratamientos se irán distanciando según la mejoría de los síntomas.

Algunos animales sometidos a duros entrenamientos pueden beneficiarse de la acupuntura con un par de sesiones en una semana, una vez al mes, la frecuencia dependerá de la intensidad de los entrenamientos y de las condiciones del animal atleta.

Conclusión

La acupuntura no es la panacea, pero lo que si puedo apartar con mi experiencia, es que da otro enfoque a la enfermedad, puede aportar mucho a la hora de emitir un diagnóstico y es otra herramienta más para llegar a la curación o al consuelo de aliviar patologías donde aún no tenemos soluciones resolutivas al cien por cien con la medicina occidental.

Artículos Relacionados