Animales como Terapia

¿Animales como terapia? Efectivamente los animales pueden ayudar a las personas a superar algunos de sus problemas obteniéndose muy buenos resultados.

Desde hace muchos años se ha utilizado a los animales para ayudar a las personas en el desarrollo de sus tareas. Son aliados y compañeros fieles y entregados, que en ocasiones, se convierten en la mejor compañía.

Usar a los animales como terapia es algo cada vez más usual pues se ha demostrado que estos amigos pueden ser muy eficaces para ayudarnos a la recuperación de muchos traumas y enfermedades, por ejemplo son muy efectivos para luchar contra la depresión o contra la ansiedad.

¿Se puede usar cualquier animal como terapia?

Los animales más usados para ayudar a las personas a recuperarse y sentirse bien son los perros, gatos y otros animales domésticos, como aves o peces, que hacen que las personas tengan compañía y se sientan necesarias.

Pero no solo estos animales son buenos terapeutas, cada vez más se trabaja con caballos y delfines para luchar contra enfermedades como el autismo, parálisis cerebral, etc., consiguiendo unos muy buenos resultados.

Los perros como terapia

Todos conocemos lo efectivos que son los perros para ayudar a las personas a sentirse mejor.

Los perros de terapia deben ser animales con un buen temperamento, tranquilos, sociables y pacientes ante cualquier situación que se les pueda presentar.

La relación con los perros ayuda  a las personas con problemas físicos y también con problemas emocionales a una más pronta recuperación.

Existen centros de rehabilitación dónde los perros asisten a los enfermos ayudándoles a realizar los ejercicios necesarios para recuperarse.

Se ha demostrado que la compañía de estos animales ayuda a la gente  mayor a sentirse más útil y son la medicina ideal para combatir la depresión, la ansiedad y la soledad.

También son ideales para trabajar con niños que tienen problemas de aprendizaje y de comportamiento.

No podemos olvidarnos de los perros de servicios, están entrenados para ayudar a personas discapacitadas a llevar una vida normal y sin depender de los demás. Un ejemplo son los perros guía y los perros de servicio.

Los delfines como terapia

Los delfines son otros de los animales usados como terapia en los últimos años. Algunos expertos defienden la terapia con delfines como uno de los tratamientos más efectivos para tratar enfermedades como el autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral, etc.

Pero también hay científicos que no están de acuerdo con estas afirmaciones y están convencidos de que la terapia con delfines no ofrece solución alguna a estos problemas.

Lo cierto es que alrededor de la terapia con delfines hay montado, salvo honrosas excepciones, un gran negocio económico y los defensores de los animales están en contra de este tipo de terapia que obliga a tener a estos maravillosos animales en  cautividad.

Los gatos como terapia

Los gatos son animales que viven a su ritmo, sin estrés, sin prisas. El gato es uno de los animales recomendado como terapia especialmente para personas que están o se sienten muy solas y no pueden dedicar mucho tiempo al cuidado de su mascota.

Acariciar el suave pelo del gato y escuchar su tranquilo ronroneo tiene un efecto muy beneficioso sobre la salud de los humanos. El contacto con los felinos ayuda a reducir el estrés y es muy aconsejable para personas con problemas psicológicos.

Los caballos como terapia

La terapia con caballos, equinoterapia, no es totalmente nueva pues hay evidencias de que estos nobles animales ya eran utilizados como terapia en la antigua Grecia.

La relación con los caballos ayuda a superar miedos, aumenta la confianza en uno mismo, desarrolla habilidades de comunicación y enfrentamiento y resolución de problemas, mejora la autoestima, etc.

La equinoterapia es efectiva para tratar personas con problemas físicos o psíquicos, los pacientes responden bien a la terapia y se consiguen muy buenos resultados.

Usar animales como terapia se ha demostrado muy eficaz para ayudar a las personas con problemas, es este caso la terapia con caballos es muy efectiva para ayudar a niños autistas, con síndrome de Down, etc.

Animales de granja como terapia

También son un buen apoyo los animales de granjas para ayudar a las personas con problemas de timidez, estrés, depresión, etc., a sentirse mejor.

Hay granjas especializadas en las cuales personas con problemas emocionales o de conducta trabajan participando en las tareas de la granja cuidando y siendo responsables de algunos animales, lo que ayuda a incrementar la confianza en uno mismo.

Artículos Relacionados