Manos Agrietadas o cortadas

Las manos agrietadas o cortadas no son una enfermedad sino solo un síntoma, hay que ver las causas y tratarlas a ser posible con remedios naturales.

Las manos agrietadas o cortadas son un calvario para quien las sufre ya que las utilizamos a cada instante: para comer, tocar, escribir, coger cosas, estrechar la mano con otra persona, saludar, etc. Tener las manos agrietadas puede ser un hecho puntual y con los remedios caseros que os vamos a recomendar será suficiente o puede ser algo crónico.

Cuando es un hecho crónico hemos de consultar con nuestro médico dermatólogo para ver la posible causa: una alergia (productos de limpieza, productos químicos relacionados con nuestro trabajo, etc.), una dermatitis o eccema o una falta de nutrientes. Dentro de los remedios naturales hemos de tener siempre en mente los ácidos grasos si vemos que además de manos agrietadas o cortadas tenemos una tendencia general a la piel seca.

Ácidos grasos esenciales recomendables para manos agrietadas o cortadas

En nuestra dieta o alimentación diaria intentaremos aportar los ácidos grasos (especialmente el Omega 6) a través del sésamo o ajonjolí, las semillas de girasol o de calabaza (zapallo), el pescado azul (las semillas de lino o linaza para los vegetarianos), etc. Las personas que quieren ir un poco más rápido o cuyo problema de manos agrietadas o cortadas sea muy serio pueden tomar alguno de los siguientes aceites: onagra o prímula, borraja, germen de trigo, lino o linaza, cáñamo, soja o soya o el de girasol.

Lo más importante es que sean aceites de primera presión en frío (sin refinar) ya que sino no nos aportarán apenas ácidos grasos ni vitamina E. Una cucharadita de las de postre (medianas) antes del almuerzo y de la cena suelen ser suficientes. Cualquiera de los aceites citados suele funcionar siempre que sea sin refinar. Podemos pedir consejo a nuestro médico o especialista en nutrición. Estos aceites se suelen vender en herbolarios o comercios de alimentos naturales.

Remedios naturales caseros, a nivel externo, contra las manos agrietadas o cortadas

  • Aceite de caléndula o de hipérico (hierba de San Juan): cualquiera de estos dos aceites aplicados directamente en las manos (mañana y noche) suele funcionar muy bien. Con unas gotas es suficiente y al cabo de un momento las manos ya no están aceitosas.
  • Cremas de caléndula: en la mayoría de las farmacias y herbolario venden cremas de caléndula. Aplicadas un par de veces al día suelen ir estupendamente.
  • La pulpa del Aloe vera o Sábila: aplicar la pulpa del Aloe vera mañana y noche.
  • Manteca de karité: del fruto de este árbol africano se obtiene una crema muy hidratante. Observaremos que con muy poco hay suficiente.
  • Aceite de rosas y limón: en 1 vaso de aceite de oliva dejaremos macerar (durante un mínimo de 2 semanas) un puñado de pétalos de rosas (unos 20 g.) y la piel o cáscara de un limón. Tras las 2 semanas lo colamos y ya podemos aplicar un par de veces al día sobre esas manos agrietadas.
  • Crema de patata y leche: añadir a una patata o papa cocida (una vez esté ya fría) dos cucharadas de miel y dos de leche de vaca. Mezclaremos bien hasta que quede una consistencia cremosa y aplicarla sobre las manos cortadas. La dejamos un mínimo de 15 minutos y la retiramos con agua tibia.

Homeopatía para manos agrietadas o cortadas

  • En caso de agrietamiento crónico Petroleum 6 CH.
  • En caso de grietas con una costra amarilla Graphites 6 CH.

Nuestro consejo para las manos agrietadas o cortadas

Aplícate para ir a dormir cualquier de los aceites o cremas que te hemos recomendado y ponte un guante de algodón (nunca de lana ni de otra fibra. Puedes probar primero en una sola mano y ver la diferencia respecto a la otra.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados