La Tiña

La tiña puede ser una infección de la piel molesta y rebelde sino conocemos sus causas y los remedios naturales o terapias clave para su curación.

Definición y síntomas de la Tiña (Tinea)

La tiña es una infección producida por hongos que puede afectar a la piel, cuero cabelludo, pies, uñas, ingles o distintas partes del cuerpo a la vez. en forma de erupción circular, como unos parches o anillos rojos. Los bordes son más elevados y rojizos y el interior suele ser más pálido.

Sus bordes son muy evidentes y suelen ser más rojos que el interior. Estos anillos de la Tiña suelen picar y pueden tener tendencia a producir escamas. También pueden producir una especie de sudoración y tener un aspecto más claro o más oscuro de lo normal.

¿Cuáles son los tipos más comunes de tiña?

  • Pie de atleta o tiña de los pies (tinea pedis): las causas más habituales son: tendencia a pies excesivamente sudorosos y un mal secado tras la ducha o la piscina.
    Suele presentarse con una descamación en los pies, picazón, ampollas y un aspecto blanquecino entre los dedos de los pies.
  • Tiña del cuero cabelludo (tinea capitis): la tiña del cuero cabelludo suele afectar básicamente a los niños y es muy contagiosa. Las ronchas o anillos surgen en el cuero cabelludo y estos pueden estar sin cabello quedando como a clapas calvas. Estas clapas suelen picar y tienden a picar y a descamarse.
  • Tiña inguinal (tinea cruris): es más habitual en los meses de verano y suele presentar zonas rojizas, en forma de anillo o roncha, en la zona cercana a la ingle. La zona presenta una especie de sudoración rojiza y acostumbra a picar.
  • Tiña corporal (tinea corporis): en este caso puede aparecer en diferentes zonas del cuerpo y presenta los mismos síntomas.
  • Tiña de las uñas (tinea unguium): las uñas de los pies (más habitual) y las manos presentan una tendencia a engrosar, amarillear, decolorarse, deformarse e incluso empezar a partirse.

Etiología o causas de la Tiña

La causa de la Tiña es una variedad de hongos que se desarrollarán en diferentes zonas de la piel. Se contagia fácilmente tanto entre animales como entre humanos y puede persistir durante semanas si no se aplica ningún tratamiento.

  • La etiología más habitual suele ser unos malos hábitos higiénicos (duchas en gimnasio o baños públicos, sin zapatillas y con un mal secado corporal) Las personas con tendencia a este tipo de infección NO deberían de tomar el sol en la playa directamente sobre la arena sino sobre una toalla seca, esterilla, hamaca, etc.
  • Vivir en un clima excesivamente cálido y húmedo.
  • Contacto corporal o compartir toallas con personas infectadas.
  • Sistema inmunológico deprimido por alguna enfermedad o medicamento.
  • Desnutrición (sobre todo falta de ácidos grasos)

Dieta y nutrientes para la Tiña

Aunque la Tiña sea una infección o invasión de la piel producida por u hongo, si mejoramos la calidad de esa piel (ácidos grasos, flora intestinal, etc.) siempre vamos a recuperarnos mucho antes.

  • Hay que garantizar un buen aporte de ácidos grasos y por ello hemos de incluir en nuestra dieta: semillas o pipas (girasol, calabaza, sésamo o ajonjolí), frutos secos (almendras, piñones, avellanas, etc.), aceites de buena calidad sin refinar (oliva, girasol, soya, etc.) Se trata de incluir en cada comida una cucharada sopera de alguno de estos ingredientes, siempre crudos.
  • El zumo de zanahoria es altamente beneficioso ya que nos aporta mucho Betacaroteno.
  • Los alimentos fermentados (Miso, kéfir, yogur natural, Choucrout, etc.) siempre colaborarán para mejorar nuestra "flora intestinal".
  • Evitaremos a la vez los fritos, embutidos, café, alimentos refinados (azúcar blanca, harina blanca y dulces industriales)
  • A la vez aumentaremos el consumo de frutas y verduras (crudas y cocidas)

Tiña y fitoterapia

Desintoxicar el hígado siempre favorece la eliminación o drenaje de los problemas de piel.
La cúrcuma es una especia con un poder depurativo y antioxidante extraordinario. Se puede conseguir en forma de comprimidos o tomar directamente una cucharadita en las comidas (dos veces al día)

Una infusión de plantas hepáticas (Boldo, Bardana, Alcachofera, Fumaria, etc.) después de las comidas también nos será de gran ayuda. En el herbolario os pueden preparar una mezcla adecuada a cada caso particular.

Remedios naturales caseros para el tratamiento de la Tiña

Al ser la Tiña un problema muy habitual en todo el planeta, los remedios naturales son miles ya que en cada zona la gente ha trata de encontrar los remedios naturales que tiene a su alcance.

  • Frota sobre las zonas afectadas por la Tiña con trozos de papaya cruda. No debes de limpiarte esa zona por lo menos en media hora. Lo ideal puede ser aplicarla por la noche así nos podemos lavar por la mañana. En algunas zonas se aplican con una pasta hecha a base de las semillas secas de papaya.
  • Aplicar jugo o zumo de hierbabuena sobre la zona infectada.
  • Aplicar extracto de Própolis o Propóleo directamente sobre la zona afectada, varias veces al día (es quizá uno de los remedios más eficaces)
  • El aceite puro de Árbol del Te (tea tree oil) es también un buen remedio natural, si ningún efecto secundario.
  • Las cremas a base de Neem también suelen ser muy eficaces.

En los herbolarios suelen tener estos remedios naturales y seguramente también otros a base de productos de vuestra zona. Pedid consejo.

¿Sabías que...?

Las zonas afectadas por la Tiña y una vez se ha curado la infección suelen quedar más pálidas y debilitadas. Tomar unos minutos el sol y aplicar directamente Aloe Vera (Sábila) o un poco de aceite de Germen de trigo o de Rosa Mosqueta siempre ayudará a que no os quede ninguna señal o marca.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados