El Cuarto de Baño y el Feng Shui

El cuarto de baño siempre se debería armonizar, según el Feng shui, ya que puede afectar a nuestras relaciones e influir sobre nuestra prosperidad.

El cuarto de baño tiene mala reputación

El cuarto de baño tiene mala reputación en el Feng Shui. Es un lugar de fuga energética debido a las tuberías y los desagües que crean un movimiento descendente del Chi (bañera, taza, bidé y lavabo) y el exceso del Elemento Agua comporta frialdad y humedad.

Este grupo de elementos influyen negativamente; no solamente en la zona donde están, sino incluso, al otro lado de las paredes y zonas en las que se encuentra el baño y también debajo de ellos. Por lo tanto cuide de manera especial que la cabecera de su cama no esté inmediatamente al otro lado de la pared del baño o justo debajo.

Un baño en el centro de la casa (en el Tai Chi o columna vertebral) tendrá un efecto drenante de Chi de toda la vivienda.

El baño afecta a la Zona del Bagua donde se encuentre

En el caso que su cuarto de baño se encuentre en el área del Bagua de Prosperidad, su económica se va a ver mermada "el dinero literalmente se va por el desagüe".

En el caso del área de Relaciones, estas se van a resentir en la familia, pareja, clientes, o dificultades para cerrar contratos... y así sucesivamente en el área del Bagua que se encuentre.

El baño absorbe la energía

Independientemente del área que se encuentre el baño, si este está frente a la puerta de la cocina, o de cualquier otra habitación, también arrastrará la energía de esa estancia y debilitará la zona (puertas enfrentadas)

Sería conveniente hacer una pequeña obra para cambiar la puerta del baño, y si esto no es posible, puede colgar una bola de cristal facetada transparente entre ambas estancias para ralentizar la energía y dispersarla.

El Feng shui tiene más poder si lo adaptamos a nuestro estilo de vida

En tiempos antiguos, en la tradición china, el inodoro debía encontrase fuera de la casa y no existían tuberías, ni desagües en el interior de las viviendas.

Pero no debemos olvidar que el Feng Shui hay que adaptarlo a nuestra cultura y a nuestro presente. No podemos renunciar a la indudable calidad de vida que nos aportan el agua corriente y el baño en casa.

No podemos aplicar una filosofía mecánicamente y mal entendida. El Feng Shui no pide que renunciemos ninguno de los avances tecnológicos, sino que nos propone buscar une equilibrio entre la técnica y la y las leyes de la naturaleza.

Curas sencillas pero muy efectivas

Para compensar tenemos que introducir los elementos Tierra, Madera y Fuego: la Madera absorbe agua, la Tierra estanca el agua, el Fuego debilita el agua y da calidez al baño.

Estos elementos los puede introducir en forma de cuadros que represente bosques, desiertos, vegetación, animales, flores, frutas, o también conchas marinas rellenándolas de jabones, piedras, pegatinas, cortinas estampadas, plantas, velas, toallas mullidas, esponjas naturales...

No olvidar toda la gama de rojos sin llegar al púrpura. Los colores son preferibles claros y cálidos. Compensar el déficit de luz natural con luz artificial.

Otras recomendaciones para activar el baño

  • Otras medidas para conseguir este equilibrio es mantener el cuarto de baño seco. Ventilar y secar después del baño o ducha y a continuación cerrar puertas y ventanas.
  • Cuando sea posible mantener el inodoro separado del resto del baño.
  • Mantenga la tapa de inodoro cerrada.
  • Tape los desagües del lavabo, la ducha y bañera cuando no los use.
  • Los baños de cortesía deben ser acogedores y estar bien equipados incluso si se usan poco.
  • Estas sugerencias siempre son muy generalizadas y hay que tener muy presente que cada caso es único y hay que tratarlo individualmente.

Como siempre, utilice el sentido común ya que junto con su intuición suelen hacer milagros.

Artículos Relacionados