El Ascendente en la Carta Astral

El Ascendente es muy importante para explicar como es una persona según su carta Astral ya que se trata del momento exacto en el que hemos nacido.

La hora y la latitud del lugar de nacimiento son los datos necesarios para calcular el ascendente, comienzo tanto de la casa 1 y como de todo el sistema de casas.

En la historia de la astrología se ha venido dando mucha importancia al signo ascendente, como un indicativo no solo de la apariencia física del recién nacido, del rostro, sino también como indicativo de meta. Si entendemos que el momento de la encarnación no es casual, podemos entender este énfasis en el signo ascendente.

Para los antiguos astrólogos la constelación que ascendía en el momento del nacimiento no sólo de un individuo, también de un acontecimiento, era un marcador, la estrella que conducía a esa persona.

Información o características que aporta el Ascendente a la Carta Astral

El Ascendente forma parte de las casas astrológicas, y este sistema nos da información sobre condiciones, familia, entorno. Así que el signo ascendente muestra cómo vamos aprendiendo a mostrarnos hacia fuera para ser vistos y reconocidos.

Este es un proceso inconsciente, el horizonte de la carta (la línea ascendente - descendente) divide la carta natal en dos hemisferios. Y en el ascendente empieza el hemisferio inconsciente. Así que el proceso de mostrarse hacia fuera está condicionado por la respuesta que obtenemos. El ascendente también puede ser una máscara que llevamos puesta para ser vistos de una determinada manera.

Otro punto importante es la diferencia entre el Yo que mostramos a través del signo ascendente y nuestro signo solar. Dónde se encuentra el Sol tenemos un sentido de identidad no adquirido como pasa con el signo ascendente. Pero nuestro Sol (la autoconciencia, el yo mental) se encuentra en una casadeterminada que precisamente deriva del signo ascendente.

Astrología y ejemplos de diferentes Ascendentes

Por ejemplo, muchas personas tienen el Sol en Piscis y esto significa que a su Sol tiene cualidades parecidas. Son individuos con una forma de pensar y un temperamento con puntos en común. Pero como el signo solar se encuentra en casas diferentes porque han nacido en horas diferentes, las condiciones del entorno no serán iguales.

Una de dichas personas si ha nacido por la tarde tendrá ascendente Virgo y por lo tanto el Sol estará cercano al Descendente, en la casa 6 o en la casa 7. A nivel de interpretación significa que este Piscis soñador, receptivo, con poca capacidad para lo mundano, ha sido educado para dar respuesta al tú, de forma útil. La combinación del ascendente Virgo y un Sol pisciano en dichas casas puede indicar un perfil de sanador o terapeuta con capacidad para entender al otro y ponerse a su servicio.

No en todas las personas es el signo ascendente igual de evidente. Si en él se encuentra algún planeta la cualidad el signo se expresa de una forma evidente y constituye parte del carácter de dicha persona. En cambio, si el signo está desocupado el ascendente no será tan evidente. Aunque a lo largo de la vida se vaya desarrollando lenta y ocultamente.

Por otra parte y a nivel espiritual el alma se encarna en un momento preciso y recorre un camino oscuro e inconsciente, para poco a poco salir a la luz. El signo ascendente, esa estrella que ilumina el camino, hace también ese recorrido. Es máscara y también meta de desarrollo.
En cada signo ascendente hay unas cualidades que vamos desarrollando y marcan una meta de evolución, la meta final. Es un ascenso o encuentro con uno mismo

Ascendentes posibles de cada Signo del Zodíaco y pensamientos clave

A continuación encontrareis unas frases o pensamientos semilla relacionados con cada uno de los doce signos astrológicos en donde podemos tener en el ascendente. Estos mantras no son fáciles de entender desde la razón, pero tenerlos cerca nos puede ayudar a seguir el camino.

  • Aries: surjo y, desde el plano mental, rijo.
    Poder para originar, creatividad.
  • Tauro: veo y, cuando el ojo está abierto, todo se ilumina.
    Impulso hacia la iluminación, fuerte sentido de lo valioso.
  • Géminis: reconozco mi otro yo y, en la mengua de ese yo, crezco y resplandezco.
    Percepción de la dualidad y capacidad de síntesis.
  • Cáncer: construyo una casa iluminada y en ella moro.
    Intuición, bondad, sentimientos profundos, protectividad.
  • Leo: yo soy ése y ése soy yo.
    Fuerte sentido de la identidad con el Uno, irradiación, auto expresión.
  • Virgo: soy la Madre y el Hijo, soy Dios, soy materia.
    Poder de sanar, espíritu de ayuda, habilidad para nutrir la luz interior.
  • Libra: elijo el camino que pasa entre las dos grandes líneas de fuerza.
    Armonía y equilibrio. Conciencia social. Dedicación a la paz.
  • Escorpio: guerrero soy y de la batalla salgo triunfante.
    Firmeza en la adversidad. Poder para regenerar. Valentía.
  • Sagitario: veo la meta, la alcanzo y veo otra.
    Espíritu indagador e la verdad. Visión global, sabiduría, capacidad de guiar.
  • Capricornio: perdido estoy en la luz suprema y a esa luz doy la espalda.
    Poder para alcanzar la cumbre del logro, metas elevadas.
  • Acuario: agua de vida soy, vertida para los sedientos.
    Espíritu de compartir. Humanitarismo. Mentalidad abierta. Espíritu consciente del grupo.
  • Piscis: abandono la casa del Pare y, al regresar, salvo.
    Capacidad de aceptación y perdón. Redención, poder de salvar. Percepción de la unidad.

Artículos Relacionados