Como hacer aceites esenciales, distintas técnicas

Desde la Antigüedad el ser humano ha ido pensando en como hacer aceites esenciales del modo más sencillo, económico y, sobre todo, de forma natural.

¿Qué es un aceite esencial?

El aceite esencial es una sustancia olorosa que procede de ciertas plantas aromáticas que tienen propiedades curativas. Normalmente, el aceite lleva el nombre de la planta de la cual deriva, por ejemplo romero o geranio, aunque hay excepciones como el nerolí, que se extrae de la flor de azahar.

¿De que parte se obtienen?

Se obtiene a partir de las flores, las hojas, los tallos, las raíces, los frutos o las semillas, y a veces de toda la planta. Incluso se obtienen algunos de ciertas cortezas y maderas, que producen gomas y resinas a partir de las cuales se extrae el aceite esencial por destilación.

¿Cuando utilizamos los aceites esenciales en lugar de infusiones o extractos?

Aunque la aromaterapia está relacionada con la medicina herbal, en el hecho de que ambas se basan en sustancias derivadas de plantas, existen diferencias nítidas entre ambas.

Es probable que las propiedades de una esencia extraída de una planta no sean exactamente las mismas que las de una infusión o decocción herbal, aunque procedan de la misma clase de planta.

Las técnicas de preparación son diferentes, y esto incide sobre los componentes químicos y, por consiguiente, afecta a las propiedades del producto final. El calor suele utilizarse tanto en la producción de extractos herbales, por ejemplo en aquellos que se usan como medicinas, como en la extracción de aceites esenciales.

Los aceites esenciales se pueden usar para aceites de masaje, aceites faciales, en el baño, en la ducha, en gárgaras, enjuagues bucales, aceite acondicionador del cabello, compresas, inhalación, en quemadores de esencias, para el consumo doméstico (desinfectar bayetas, lavar la ropa, enjuagar el suelo, en el retrete, como suavizante en la lavadora, etc.) y para animales (bálsamo cutáneo y antipulgas)

Como hacer aceites esenciales

Existen diferentes formas de obtener aceites esenciales, a continuación detallo los más importantes:

Destilación: el material de la planta, sea cual sea, se coloca en un recipiente y se hierve en agua o se somete a vapor bajo presión. El calor hace que los glóbulos de aceite presente en el material se liberen en forma de vapor, junto con el vapor de la cocción, y luego pasa por un condensador, donde se produce el enfriamiento del agua. Aquí los vapores vuelven a convertirse en líquido, que se recoge en un frasco. El aceite esencial flota encima del agua condensada y, por consiguiente, puede sacarse con facilidad.

Extracción con disolvente: el aceite esencial se disuelve en el líquido del disolvente cuando fluye lentamente sobre los pétalos. Luego, el disolvente se destila a una temperatura baja. El producto, que sigue conteniendo algunas ceras, es un semisólido llamado un “concreto”. Cuando este concreto se licúa en alcohol se eliminan las ceras, dejando un aceite floral de gran calidad.

Enfleurage: es el método más antiguo de como hacer aceites esenciales. La esencia de la flor es absorbida por la grasa. Este procedimiento consiste en cubrir con grasa, unas láminas de vidrio sobre las que luego se esparcen flores frescas. Estas láminas se mantienen apiladas en capas superpuestas durante varios días y en ese tiempo las esencias son absorbidas por la grasa.

Cuando las flores se deterioran, se sustituyen por otras frescas. Finalmente, se alcanza el punto de saturación y se recoge la grasa. Esta grasa es llamada ahora pomada que ha absorbido la esencia que se licúa en alcohol durante muchas horas para separar la esencia. Este método se ha utilizado en la industria del perfume y producen aceites de gran calidad aunque hace que el producto resulte muy caro.

¿Hay algún otro modo de cómo hacer aceites esenciales?

Si. Por Estrujamiento: es un método de aplicación de presión. Se utiliza, sobre todo, para los frutos cítricos. Aunque los aceites de frutos cítricos de mejor calidad siguen extrayéndose a mano, hoy en día es más frecuente el uso de máquinas.

Precauciones o efectos secundarios

  • Ciertos aceites cítricos no deberían utilizarse justo antes de la exposición al sol o durante ella, porque son fototóxicos. Eso quiere decir que pueden producir un cambio en la pigmentación de la piel con la exposición a los rayos ultravioletas.
  • Todos los aceites esenciales especiados pueden irritar las pieles sensibles, pero suelen ser excelentes si se utilizan bien diluidos o en una mezcla.
  • Las grandes dosis de aceites relajantes fuertes, en particular de salvia esclarea, pueden producir somnolencia a algunas personas.
  • Deje de usar un aceite si experimenta una reacción adversa.
  • Evitar tomarlos, a no ser que un aromaterapeuta se lo recomiende.
  • No tener los aceites al alcance de niños pequeños o de una persona con minusvalía física o mental.

Prueba de reacción al aceite

Siempre existe la posibilidad de que una persona pueda ser alérgica a algún aceite esencial, aun cuando comúnmente se lo considere como seguro.

Alguien susceptible a la alergia o que tenga una piel sensible debería probar el aceite en una dilución débil sobre un trozo pequeño de piel. Si se produce una reacción cutánea, no lo utilice.

Artículos Relacionados