Herpes Labial

El herpes labial es siempre muy molesto y difícil de combatir, necesitaríamos ver las causas y aplicar remedios naturales ante los primeros síntomas.

Definición del herpes labial

111 El herpes labial es una infección producida por un virus simple, tipo 1, que suele salir principalmente en los labios aunque también puede salir en la nariz e incluso dentro de la boca.

Sintomatología y causas del herpes labial

Los síntomas iniciales van desde una sensación de hormigueo, a picor o quemazón en la zona. Los síntomas suelen salir de 7 a 15 días después del contagio (suele ser muy habitual a través de un beso) Luego salen unas vesiculitas o ampollitas, agrupadas, que especialmente la primera vez son muy molestas y pueden incluso producir fiebre. Tras una semana empiezan a secarse y forman una costra que termina cayendo sin dejar, normalmente, cicatriz.

Suele quedar "aletargado" y no dar molestias incluso durante años pero de repente puede "activarse" ante momentos de mucho estrés, bajones de defensas (tras un proceso febril) o padecer mucho frío o estar demasiadas horas al sol.

Nutrición en caso de tendencia al Herpes labial

Desde hace muchos años se viene estudiando la relación de este virus con los aminoácidos lisina y arginina. Se ha comprobado que los alimentos ricos en Arginina (almendras, nueces de Brasil, anacardos, cacahuetes o maní, nueces, el coco, el sésamo o ajonjolí, avellanas, germen de trigo, chocolate y gelatina) favorecen el crecimiento o reaparición del virus en algunas personas (por suerte no le ocurre a la mayoría de las personas) En caso de padecer un herpes labial podemos probar a eliminar aunque sea momentáneamente esos alimentos.

En cambio los alimentos ricos en Lisina favorecerían que nuestras células resistan mejor el ataque del virus. Los alimentos ricos en Lisina son principalmente la levadura de cerveza, las algas, la soja o soya, las papas o patatas, los huevos, el pescado y los lácteos (yogur, queso, leche, kéfir...)

Algunos médicos recomiendan tomar cuando notamos los primeros síntomas o si ya "salió" el herpes labial, de 1 a 3 gramos del aminoácido Lisina al día. Cuando desaparecen las molestias se tomará sólo medio gramo (500 mg.) al día mientras el doctor lo crea conveniente.
La Lisina se vende en farmacias y herbolarios pero como siempre será nuestro médico o especialista quien dirá si lo necesitamos, qué dosis y durante cuanto tiempo.

Otros consejos para el Herpes labial

A nivel externo tenemos varias posibilidades. Todas pueden calmar las molestias y todo depende de la que tengamos más a mano:

  • Aplicar unas gotas de aceite de Árbol del te (Tea Tree oil) un par de veces al día. También puede funcionar la esencia natural de Lavanda.
  • Untar el herpes labial con la pulpa (la piel suele irritar) de Aloe Vera (Sábila), varias veces al día.
  • Lavar el herpes labial con infusión de hojas de guayaba. Hervir en un litro de agua, durante 5 minutos, con dos puñados de hojas de guayaba limpias. Lavar la zona varias veces al día.
  • Algunas personas comentan que notan gran mejoría aplicándose una compresa empapada en leche.
  • Para secar las costritas podemos aplicar una crema de Própolis o Propoleo.
  • En la Oligoterapia usaremos el Cobre-Oro-Plata cuando la persona tiende a repetir la aparición de herpes labial y hay a la vez una tendencia a la fatiga o cansancio crónico.
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados