Higienismo y la Dieta Higienista

El higienismo y la dieta higienista surgen, a finales del siglo XVIII, como un movimiento que relaciona nuestro entorno y nuestra salud física y emocional.

El higienismo trata de divulgar la Higiene Vital que son pautas de vida ideal para mantener o recuperar la salud.

Algunas pautas básicas del higienismo

  • Estar en continuo contacto con la naturaleza, pasear por el campo siempre que sea posible, tomar conciencia del cambio de estación, del ritmo día y noche, etc.
  • Practicar ejercicio físico, dormir las horas necesarias, evitar situaciones innecesarias estresantes.
  • Prescindir al máximo de sustancias químicas, evitar los medicamentos, en la medida de lo posible. No usar cosméticos químicos, usar ropa a base de fibras naturales, evitar el uso de productos químicos de higiene y limpieza en el hogar, etc.
  • Sanar nuestras emociones, rodearnos de un ambiente positivo, solucionar "temas pendientes" con otras personas, trabajar en lo que nos de satisfacción personal, reír, bailar, etc.
  • Practicar puntualmente el ayuno a fin de desintoxicar nuestro organismo.
  • Dieta rica en frutas, verduras, germinados, frutos secos y legumbres adaptada a cada caso en particular y tratando de respetar las compatibilidades entre los alimentos.

En qué consiste la dieta higienista

La dieta higienista se basa en que la alimentación es un factor básico en nuestra salud.

Los alimentos deben estar cultivados de un modo saludable para nosotros y para el medio ambiente prescindiendo de productos químicos, aditivos, etc.
Evitar, en lo posible, alimentos de origen animal a fin de evitar el sufrimiento de los animales y al mismo tiempo tener nosotros una dieta más saludable.

Deben consumirse, en general, crudos a fin de mantener todas sus propiedades y que sean alimentos de la estación correspondiente.

A la hora de comer hay que respetar la combinación de alimentos o dieta disociada y por ello no hemos de mezclar proteínas (carne, pescado, legumbres, lácteos, etc.) con hidratos de carbono (avena, arroz, trigo, centeno, cebada, maíz, quinoa, pasta, pan, patata, etc.) ya que nuestro sistema digestivo fabrica diferentes jugos para cada grupo de alimentos. Tampoco hay que mezclar, en la misma comida, frutas y verduras o frutas dulces y ácidas.

En general la dieta será rica en frutas, verduras, germinados, algas, frutos secos y legumbres y evitar la sal.

¿Sabías que la dieta higienista...?

Hipócrates, siglos antes de Jesucristo, ya sentó la base del Higienismo al proclamar "que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento". Pitágoras, Leonardo da Vinci o Mahatma Gandhi han sido, entre otros muchos, famosos higienistas.

En el siglo diecinueve destacan Isaac Jennings, Sylvester Graham y John H. Tilden.

En el siglo veinte personas como M. Shelton, Manuel Lezaeta o el profesor Capo (entre otros muchos) dan un nuevo impulso al movimiento higienista.

Artículos Relacionados