La Tosferina

La tosferina es una enfermedad infecciosa que también se conoce como síndrome coqueluchoide. La tosferina es de distribución universal, de tipo endémico.

Definición de la Tosferina

La Tosferina es una enfermedad infecciosa y contagiosa muy frecuente en la infancia debida al haemophylus pertussis, caracterizada por catarro (flujo líquido) de las vías respiratorias y con paroxismos peculiares de tos que la distinguen. La Tosferina tiene un periodo de incubación de dos semanas, un periodo catarral de una a dos semanas, un periodo paroxístico de tres a cuatro semanas y un periodo de declinación.

Sintomatología de la Tosferina

El comienzo de la fase catarral es gradual y empieza por lo general con coriza (flujo liquido de las vías respiratorias), estornudos, tos seca, febrícula (fiebre entre 37 y 38º C que no aumenta), apatía, irritabilidad y anorexia. En esta fase es difícil distinguir la tosferina de una bronquitis o gripe.

La tos se hace paroxística al cabo de 10 a 14 días y se caracteriza por una serie de accesos rápidos y cortos durante la expiración, seguidos por una inhalación profunda, sibilante y de tono alto. Por lo general en la tosferina no hay fiebre y la frecuencia respiratoria entre episodios es normal. Cuando se presentan los episodios hay enrojecimiento y cianosis facial con distensión venosa (color azulado debido a la falta de oxigeno en los tejidos), protrusión ocular y lingual y una expresión facial de intensa ansiedad, con eliminación de moco viscoso.

Los paroxismos pueden ocurrir entre 5 y 10 veces al día en casos leves o hasta 40 o 50 en los graves. Después de la tos se presenta vómito debido al acúmulo e impactación de moco. Esta fase de la tosferina dura de cuatro a seis semanas, siendo los accesos más frecuentes durante la primera y la segunda semana, declinando gradualmente hasta desaparecer. Cualquier infección de las vías respiratorias superiores que ocurra durante los próximos dos años ocasionará paroxismos de tos como posible complicación.

Etiología de la Tosferina

La transmisión de la tosferina se produce directamente por contacto o inhalación de partículas infecciosas casi siempre diseminadas a través de la tos y los estornudos e indirectamente por objetos contaminados recientemente.

Productos naturales para la Tosferina

Se recomiendan hierbas antimicrobianas y antiespasmódicas como la Drosera (drosera rotundifolia), el Tomillo (Thimus vulgaris), Petasites hybridus y corteza de Cereza silvestre (prunus serotina) Una fórmula para preparación casera consiste en mezclar Drosera, corteza de Cereza silvestre y Anís en partes iguales y preparar una infusión con una cucharadita de la mezcla en una taza de agua consumiéndola varias veces al día.

Tratamientos para la Tosferina

Tratamiento con calcetines mojados varias veces al día para aliviar la congestión en la cabeza y el tórax.

  • Jugoterapia: naranja, lima, limón, zanahoria y berros.
  • Beba abundantes líquidos.

Remedios caseros para la Tosferina

    Prepare las siguientes fórmulas
  • Una o dos cucharaditas de miel, Una cucharada de vinagre de manzana, Una cucharada de jugo de limón fresco, Una cucharada de marrubio blanco, una cucharada de regaliz, un octavo de cucharadita de Cayena, polvo de vitamina C. Agregue agua caliente y beba a sorbos durante todo el día, bebiendo al menos tres a seis tazas diarias.
  • Agregue un diente de ajo finamente picado a 120 ml. De miel cruda. Cúbrala y déjela durante toda la noche. Añada una cucharadita de la mezcla a una taza de agua caliente y bébala a sorbos durante todo el día.
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados