Hepar Sulphur, “El pirómano”

Hepar sulphur puede llegar a ser muy grosero, ofendiendo a los demás por su propia intolerancia al estrés y sintiéndose, luego, como un monstruo.

De dónde proviene el medicamento

Conocido también como Hepar Sulphuris Calcareum. Es un sulfuro de calcio impuro preparado calcinando una mezcla, en partes iguales, de flor de azufre muy pura y calcárea ostrearum. Es una masa amarilla o rojiza, porosa, muy quebradiza, poco soluble al agua. Es cal y azufre.

¿Cómo es la persona con las características de Hepar Sulphur?

Sus nervios están a flor de piel. Es hipersensible y enseguida se ofende. Cuando está en un momento muy agudo, la sensación que tiene es que en algún momento se romperá en dos y lo tiene que parar como sea.

La presión es tan fuerte que no puede con ella y, Hepar Sulphur, termina por explotar de modo ofensivo y violento. Podemos entender que así drena. Pero, antes de que Hepar Sulphur llegue a este extremo, se siente débil y con una sensibilidad generalizada, con fácil enfado por tonterías que le servirá de válvula de escape y poco más.

Está apurado. Todo lo hace deprisa, Hepar Sulphur está sobreexcitado hablando, comiendo, bebiendo con gran intensidad. A fuerza de machacar su sistema nervioso, se volverá hipersensible. Es intolerable a su sufrimiento por pequeño que sea y de la índole que sea físico o emocional.

Hepar Sulphur se vuelve grosero. Si no encuentra una razón a su sufrimiento, creará culpables. Montará en cólera, aún sabiendo que no tiene razón. Ofende por intolerancia, por estrés que genera el sufrimiento.

Suplica ayuda para detalles superfluos, cotidianos que le producen importante malestar, omitiendo la raíz del problema. Es tanto lo que cuenta, con tanta excitación y con una imagen tan poco clara, que resulta difícil dar con el remedio de fondo.

¿Es cierto que pueden ser incendiarios?

Hepar Sulphur es un incendiario, lo dicen casi todas las materias médicas. Arroja cosas al fuego como arroja palabras, para que el exterior se dé perfecta cuenta de como padece.

Si progresan por sí solos sin tratamiento, Hepar Sulphur puede llegar a generar una depresión, rondándole el suicidio por la cabeza. Hepar Sulphur se da cuenta de su impulso destructivo incontrolado y se siente con profunda debilidad incapaz de sostener y de resolver.

¿Sabías que...?

Aunque es tremendamente aventurado proponer profesiones a los remedios, como divertimento, puedo hacer la hipótesis que Hepar Sulphur para compensarse de estas ansias de cambio, no parará quieto en un solo empleo durante largo período de tiempo y serán trabajos que no pidan un gran esfuerzo mental ni físico. Es difícil de englobar por su limitada capacidad social y de trabajos.

¿Cómo se consuela?

Hepar Sulphur siempre mejora con el calor. Prefiere la humedad que la sequedad, sin fríos ni corrientes de aire que lo pueden enfermar enseguida.

Al ser friolero al extremo, necesita cantidad de ropa, y su dormitorio y la cama deberán estar siempre calientes.

¿Cómo es físicamente?

Su constitución es linfática, es decir, con gran retención de líquidos. Suele tener los tejidos blandos y flácidos, que mueve lentamente. La piel de Hepar Sulphur no tiene una apariencia muy sana, con tendencia a los abscesos.

Para terminar...

Hepar Sulphur es famoso por las supuraciones y descargas prolongadas de pus. La piel es su gran campo de batalla, siempre le supura.

También tiene un ámbito muy importante en los procesos catarrales, Hepar es de los que cronifica.

Es un remedio homeopático genial para los resfriados o catarros que se cogen a raíz de los aires acondicionados.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados