¿Para qué sirven los antioxidantes alimentarios?

Los antioxidantes alimentarios son un tipo de aditivos que se añaden a los alimentos para que estos no pierdan, con el tiempo, su sabor y color.

¿Por qué son tan importantes los antioxidantes en los alimentos?

Los alimentos, tras cosecharlos o cocinarlos, tienden a oxidarse debido a su contacto con el oxigeno, con el calor o con la luz de sol. Veremos que su color empieza a cambiar y pueden empezar a estropearse rápidamente. Las grasas de determinados alimentos también empezarían a oxidarse y de ahí su tipo sabor rancio.

Con los antioxidantes alimentarios también conseguimos que las vitaminas, aminoácidos y otros nutrientes se mantengan más tiempo sin degradarse o perder propiedades.

El color también durará más tiempo sin empezar a cambiar.

¿Existen antioxidantes alimentarios naturales

Sí, existen varios pero los más conocidos y ampliamente utilizados son:

  • Ácido ascórbico. Es la vitamina C y se suele añadir a mermeladas, refrescos, embutidos, etc. También lo podemos encontrar con la numeración (E-300 - E-302). Todos hemos puesto, alguna vez, un chorrito de limón sobre la zanahoria o la manzana ralladas para que no cambien de color.
  • Tocoferoles (E-306 - E-309). Se obtienen de la vitamina E. Se pueden obtener del germen de trigo, frutos secos y aceites de girasol, maíz, etc. Se suelen utilizar, principalmente, para conservar margarinas, aceites vegetales, etc. Es de gran ayuda para que no se enrancien y cambien de color.

Actualmente la mayoría de estos tipos de antioxidantes para los alimentos se producen de forma artificial.

Antioxidantes artificiales

Además de los antioxidantes naturales, también se utilizan antioxidantes alimentarios artificiales.

  • Los Galatos (E-310 - E-312) son los más destacables. Se utilizan, sobre todo, en la conservación de margarinas y aceites vegetales.
  • El BHA (butilhidroxianisol o E-320) y el BHT (butilhidroxitolueno o E-321).

Etiquetaje

Las empresas alimentarias están sujetas a normativas que regulan la cantidad adecuada de cada uno de estos aditivos, cuales son los autorizados y como deben de aparecer en la etiqueta de los alimentos.

Lo habitual es que aparezcan con el nombre de la categoría a la que pertenecen (edulcorantes, colorantes, etc.) y con su nombre concreto o con su número E pertinente.

La investigación continúa

Los consumidores están cada vez más concienciados con la importancia de la alimentación sana y buscan productos que no lleven aditivos o que estos sean naturales. Las empresas buscan, continuamente, nuevos antioxidantes alimentarios pero evidentemente no es tarea fácil ya que deben de cumplir varios requisitos:

  • Que sean, lógicamente, naturales y seguras para la salud.
  • Que sean económicos ya que si encarecen demasiado el precio final del producto el cliente elegirá otro más económico.
  • Que no modifiquen el sabor de los alimentos. El uso de las especias ha sido una de las maneras, tradicionales, de proteger los alimentos de su descomposición pero, lógicamente, cambia el sabor de los alimentos. Conseguir que no altere el sabor que buscamos no es, pues, tarea, fácil.

Una vez encontrado debe de pasar múltiples ensayos para ser aceptado e incluido en la lista de antioxidantes alimentarios.

Artículos Relacionados