Baños de agua caliente con sal para los pies

Los baños de agua con sal son todo un regalo para los pies. Ellos son, en muchas ocasiones, los olvidados cuando prestamos cuidados a nuestro cuerpo.

Los pies, los grandes olvidados

A la hora de prestar atención y cuidados a nuestro cuerpo casi todos olvidamos los pies y no pensamos que ellos trabajan muy duro todo el día soportando nuestro peso, encerrados dentro de los zapatos.

Todos, hombres y mujeres, deberíamos prestar la debida atención a nuestros pies ofreciéndoles todos los cuidados necesarios para ayudarles a descansar y relajarse. Liberar los pies de las durezas y callos y darles un baño de agua caliente con sal nos hará sentir muchísimo mejor.

No debemos olvidar que aunque durante el invierno nuestros pies están encerrados dentro de los zapatos, cuando llega el verano todos queremos lucirlos calzando chanclas y sandalias. Pues para lucir lindo pies en verano no debemos olvidar cuidarlos durante todo el año.

Para ayudarte a hacerlo, sin necesidad de invertir mucho dinero en ello, te ofrecemos una serie de consejos para que puedas preparar unos maravillosos baños de agua con sal para los pies que les van a encantar.

Beneficios de los baños de agua con sal para los pies

Después de un duro día de trabajo, encerrados dentro de los, en ocasiones, incómodos zapatos nuestros pies merecen un buena recompensa. Y esta recompensa puede llegar en forma de un estupendo y relajante baños de agua caliente con sal.

En las tiendas de productos naturales podemos encontrar diferentes clases de sales para el cuidado de nuestros pies. Con cualquiera de ellas podemos preparar el baño que les reportará muchos beneficios a nuestros pies.

Algunos de estos beneficios son:

  • Proporcionar alivio al estrés y la tensión de los pies.
  • Proporcionar frescor y revitalizar los pies cansados.
  • Mejorar la circulación.
  • Neutralizar los problemas de sudor y olor de los pies.
  • Suavizar las durezas y callosidades.
  • Ayudar a eliminar las células muertas de la piel.
  • Brindar protección a los pies y las uñas.
  • Siempre es aconsejable el baño de agua caliente con sal antes de realizar una pedicura.
  • Los baños con algunas sales especiales, como las sales de Epson, son recomendables para calmar el dolor de pies producido por alguna lesión o por la artritis.

Como preparar los baños de agua con sal

Preparar un baño de agua caliente con sal solo nos llevará un momento y, tened la seguridad, lo vais a disfrutar muchísimo.

Preparación:

  • Llenar un recipiente, lo suficientemente grande para poder sumergir los pies, con agua caliente.
  • Añadir una taza de sal de Epson o sal marina.
  • Sumergir los pies en el baño de sal hasta que el agua se quede fría.
  • Enjuagar y secar.

Después del baño es aconsejable dar a nuestros pies un buen masaje con aceite de oliva o una buena crema hidratante.

Artículos Relacionados