Rehabilitación basada en ejercicios Pilates

El Método Pilates como rehabilitación es una opción que puede ser complementaria a cualquier otro tipo de terapia o técnica de recuperación.

¿Qué es el método Pilates?

Es un entrenamiento corporal  con conciencia, donde se trabaja el cuerpo como un todo. Se practican una serie de movimientos que te hacen ganar autoconciencia y te capacitan para controlar tu cuerpo y tu vida.

Algunos ejercicios de esta técnica pueden sacarte a veces de tu zona de comodidad, pero este hecho comporta unos beneficios: ayudarte a comprender y apreciar tus puntos fuertes y tus puntos débiles.

¿Pueden servir para hacer rehabilitación?

Los ejercicios de Pilates pueden servir como una técnica de rehabilitación. De hecho mucha gente se interesa por el Pilates porque ayudan a conseguir un cuerpo escultural y otros muchos con lesiones de espalda llegan a ellos por recomendación de su médico o fisioterapeuta.

El Método Pilates como rehabilitación son una buena opción pero recordemos que también son una técnica preventiva excelente que fortalece el cuerpo frente a lesiones potenciales.

¿En qué se basa el método Pilates?

En una serie de ejercicios que fomentan el equilibrio muscular, desarrollando tanto la musculatura fuerte como la débil, músculos internos como externos, fortaleciendo y respetando tanto la columna vertebral como las articulaciones.

El objetivo de los movimientos es la precisión en su ejecución,  consiguiéndose más con menos. Efectuando los movimientos con más lentidad se consigue más efectividad y precisión y por tanto menor número de repeticiones.  

La respiración coordinada con el movimiento, la concentración, el control del movimiento, la alineación, la fluidez son otros conceptos claves del método. En pocas palabras Pilates entrena  todas las partes de nuestro cuerpo para que trabajen al unísono, en sinergia.

La forma de nuestro cuerpo refleja nuestras actividades habituales, y nuestra forma de movernos refleja nuestro carácter y personalidad. Tanto si somos conscientes de ello o no, damos fielmente forma física a nuestro cuerpo conforme nos vamos haciendo mayores.

Es interesante observar que nuestro físico y personalidad pueden ser moldeados tanto por nuestra mente como por nuestro cuerpo, y Pilates trabaja tanto el uno como el otro. Es una retro-alimentación, la información va en ambas direcciones. El cuerpo afecta a la mente y la mente al cuerpo.

¿En qué nos puede ayudar el método Pilates?

A desarrollar nuestro cuerpo homogénea y uniformemente, restableciendo el equilibrio de todos los paquetes musculares, compensando entre si a los músculos antagonistas, a corregir posturas equivocadas, a aumentar la fuerza, el control, la coordinación y la flexibilidad de todo nuestro cuerpo, a adquirir auto-conciencia.

En general, fortalece nuestro cuerpo y mejora nuestra forma y postura corporal,  consiguiendo un  cuerpo más esbelto y armonioso y a nivel mental nos hace sentir más centrados y menos tensos, a la vez que tomamos conciencia de vicios posturales adquiridos, muchas veces inconscientemente.

No olvidemos que nuestra postura puede tener un efecto directo sobre la salud. Incluso pequeñas tensiones pueden ir acumulándose  a lo largo de los años y causar daños serios y permanentes. La espalda siempre reflejará lo que le hagamos y según la tratemos.

Los movimientos Pilates estiran los músculos delicadamente lo que repercute en su forma afinándola, haciéndola más esbelta y elegante, al contrario de los ejercicios tradicionales que los fortalece pero también los acorta.

Nuestros hábitos posturales se van desarrollando a lo largo de toda nuestra vida. A menudo adoptamos malas posturas, los ejercicios pilates originales, nos devuelven al suelo donde se modifica el centro de gravedad, ayudándonos a subsanar los vicios adquiridos.

Otros beneficios

Pilates no son una práctica espiritual pero al fomentar la concentración mental se consigue  una relajación que te ayuda a evadirte de las preocupaciones o situaciones de vida, añadiendo una serie de beneficios adicionales como más enfoque mental, más claridad de pensamiento y reducción de nervios, tensión y estrés.  

No somos lo que hacemos sino como lo hacemos, por tanto cualquier actividad hecha con conciencia puede acabar convirtiéndose en una práctica espiritual y precisamente en este concepto se basan los ejercicios Pilates, la auto-conciencia.

¿En que casos puede ser más efectivo?

Es un método válido tanto para aquellos que se introducen por primera vez en la actividad física, como para los profesionales del ejercicio, tanto deportistas, como artistas.  

El método Pilates  es una disciplina segura, efectiva y completa e incluye otros aspectos como dormir lo suficiente, comer bien y realizar un programa de preparación física regular.

¿Hay algunos casos en los que no esté aconsejado?

Si se tiene un problema físico hay que descubrir antes lo que ocurre. Los problemas específicos deben ser tratados por un terapeuta cualificado. Siempre se ha de buscar ayuda médica para los problemas de espalda. Nunca recurrir al auto-diagnóstico.

¿Cuál es la frecuencia recomendable, en general?

Cada caso será diferente pero, en general, dos o tres sesiones semanales son suficientes para obtener resultados.

Un consejo

Buscar siempre un profesional adecuado debidamente cualificado. Cuando utilizamos el Pilates como rehabilitación las sesiones también dependerán, lógicamente, de cada caso.

Artículos Relacionados

  • Educación Postural
    La educación postural es importante para un buen desarrollo físico y para...
  • Método Pilates
    El Método Pilates es un exelente trabajo corporal, donde se trabaja el cuerpo...
  • Pilates para embarazadas
    El método Pilates para embarazadas puede ser de gran ayuda para disfrutar de un...