Cistitis crónica y flora intestinal

Cuando una cistitis crónica no mejora con nada podemos sospechar que nuestra flora intestinal esta muy desequilibrada y hay que ver como regenerarla.

¿Qué es una cistitis crónica?

La cistitis crónica es una inflamación o infección crónica de la vejiga o vías urinarias. Podemos tener síntomas como dolor al orinar, o necesidad de hacerlo continuamente, dolor en un costado, etc. Puede haber fiebre y notar dolor o molestias en las relaciones sexuales.

¿Qué puede estar pasando cuando nada nos funciona y tenemos una cistitis crónica?

Cuando tenemos una cistitis crónica amenudo ya hemos probado todos los remedios naturales e incluso diveros medicamentos.
En general empezamos por tomar infusiones de plantas medicinales para la cistitis crónica. Suelen ser mezclas a base de Cola de Caballo, Gayuba, Vara de oro, Estigma de maíz, Abedul, etc. En la mayoría de casos suelen ser muy eficaces y aún más si les añadimos unas gotas de extractos de Echinacea o Propolis.

Cuando además tenemos sensación de haber cogido frío ya nos habremos tomado un baño bien caliente y además comeremos sólo alimentos cocinados o calientes, zumo o jugo de naranja o de arándanos rojos, etc.

Relación entre Cistitis crónica y estado de nuestra flora intestinal

Aunque cada caso es diferente en muchas cistitis crónicas hay una relación directa con el estado de nuestra flora intestinal.
La toma de antibióticos, bajones de defensas por infecciones o estrés, una dieta desequilibrada y un estreñimiento crónico son factores que desequilibran el estado de nuestra flora intestinal.

Cuando nuestra flora intestinal se desequilibra aumenta la proporción de algunas bacterias nocivas, como la E. Coli, o de hongos como las Cándidas. En cambio nuestros aliados, lactobacilos y bifidobacterias, disminuyen peligrosamente y se favorece cualquier tipo de infección. Estás bacterias ya pueden infectar de por si las vías urinarias y provocar, según el tiempo que duren, cistitis crónicas o agudas.

Cistitis crónicas y hábitos de higiene

Parte de estas bacterias intestinales se eliminan con las heces y es aquí donde tenemos otro peligro a tener en cuenta. Las mujeres, principalmente, deben de vigilar cuando se limpian cuando van al baño.

Lo ideal es limpiarse siempre de delante hacia detrás para no pasar esas bacterias que salen con las heces por el ano hacia adelante y que vayan a la vejiga. Al ser el conducto de la uretra más corto que la de los hombres esas bacterias pueden acceder más fácilmente hacia la vejiga.

Terapias naturales para la cistitis crónica

La Colonterapia o limpieza del colon puede ser muy interesante a fin de realizar una buena limpieza del colon. Eliminando residuos (con el tiempo se va creando una especie de poso o fina capa en el colon) nuestra flora intestinal se reproduce mucho mejor y en cambio las bacterias y hongos no encuentran el medio ideal para reproducirse. La colonterapia se puede hacer en centros médicos naturistas y en algunos balnearios.
Lavativas o enemas son una alternativa (el médico o especialista dirá la frecuencia ideal)

Los cambios de estación son ideales para hacer un ayuno o un semiayuno. Puede ser a base de frutas, zumos o jugos o a base de sirope de Arce. Las cistitis crónicas suelen mejorar, pues, con un colon más limpio que favorezca una mejor flora intestinal.

Como repoblar o recuperar nuestra flora intestinal: prebióticos y probióticos

  • Aumentar nuestro consumo de frutas y verduras nos proporcionará un buen aporte de fibra y eso ayudará a limpiar nuestro colon y a aportar prebióticos que son los nutrientes que alimentan nuestra flora intestinal. Por supuesto el alcohol y los alimentos refinados e industrializados deben reducirse al máximo.
  • Para ir más rápido, ya que la cistitis crónica es muy molesta, podemos pedir consejo sobre la conveniencia de tomar probióticos (lactobacilos y bifidobacterias) Se suelen vender en farmacias y herbolarios en forma de cápsulas o comprimidos. Nuestro médico o especialista nos dirá la dosis y modo de empleo. Se suelen tomar en ayunas o 30 minutos antes de las comidas.
  • También podemos aumentar nuestro consumo de alimentos fermentados (kéfir, yogur, choucrout, pickles, etc.)
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados