Como salvarle la vida a tu mascota mientras acudes al veterinario

Si tienes animales es vital conocer los primeros auxilios para mascotas ya que puede salvarles la vida mientras acudimos a nuestro veterinario.

En determinadas circunstancias nuestras mascotas pueden requerir una atención inmediata mientras llega la asistencia médica adecuada. Es conveniente tener en casa un botiquín y material adecuado (guantes de cuero, mantas, bozal, etc.).

¿Cómo podemos ayudar a nuestra mascotas mientras acudimos al veterinario?

Para todos los casos de shock y alteraciones nerviosas recomiendo Flores de Bach, en especial el Rescue Remedy (Remedio de Rescate) y Valeriana Officinalis. A continuación os explicaré algunos de los primeros auxilios para mascotas más interesantes a tener en cuenta.

Picaduras

Mosquitos, hormigas, pulgas y garrapatas pueden generar dermatitis. Diluir unas gotas de aceite de árbol de té en agua y aplicar externamente.

Las orugas pueden causar inflamación y escozor. Es importante lavar bien la zona afectada con agua tibia y jabón, protegiéndose con guantes de látex.

En el caso que se la haya comido, acudir inmediatamente al veterinario, la inflamación puede llegar a la laringe bloqueando la respiración en este caso, lavar con agua tibia mezclada con un poco de vinagre de sidra. Un Hisopo con gasas nos puede ayudar.

Estreñimiento o constipación

Cuando hay infecciones, tumores y cuerpos extraños en el recto, se presenta dolor y dificultad para defecar. Puntualmente le aliviara poner por el ano a manera de supositorio, entre 3 y 10 ml de aceite de oliva, ayudándonos con una jeringa.

Es conveniente dar una dieta rica en fibra y aceites naturales y practicar ejercicio regularmente.

Heridas y hemorragias

Si es superficial, recortamos con tijeras el pelo alrededor de la herida, lavamos muy bien con suero fisiológico y gasas, luego aplicamos solución de yodo o agua oxigenada. Vigilar las soluciones, una elevada concentración puede causar quemaduras.

En caso de hemorragia, después de lavar la herida aplicar con una gasa agua de Hamamelis (es astringente, antiinflamatorio y hemostático) y presionar hasta que veamos que ha disminuido la hemorragia, dejar puesto el apósito y envolver con una venda elástica sin apretar apenas, hasta ser atendido.

Abrasión o heridas en los ojos

Frotarse los ojos con las patas o contra objetos puede producir heridas o ulceras en la cornea, causando una gran irritación y perdida visual al no tratarse correctamente. Limpiar con agua de manzanilla o agua Hamamelis. Es muy importante no aplicar colirios sin la valoración de un veterinario.

Golpe de calor

Este es otro de los primeros auxilios para mascotas más importante de recordar. Altas temperaturas, falta de agua, sitios cerrados sin ventilación son causantes del golpe de calor, que de no tratarse a tiempo puede causar la muerte.

Síntomas: temperatura rectal de 42º C o más (temperatura normal 38 - 39º C), temblores musculares, aumento del ritmo cardiaco (por encima de 80 - 120 latidos/minuto en perros y 120 - 200 en gatos), jadeo, salivación excesiva, mucosas o encías de color azulado.

Sumergir la mascota en agua fresca y luego tumbar encima de una toalla mojada, dar pequeños sorbos de agua.

Otros ejemplos de primeros auxilios para mascotas

  • Asfixia o bloqueos respiratorios: Al atragantarse con comida u otros objetos se obstaculiza la respiración. En este caso le intentamos sacar el objeto con la mano o unas pinzas. Si no es posible utilizaremos "la maniobra de Heimlich" que consiste en una fuerte y repentina compresión abdominal (bajo las costillas) para ocasionar su expulsión.
  • Ahogo: Cuando tragan mucha agua parte va al tracto respiratorio. En este caso lo levantamos de las patas traseras para facilitar la expulsión del agua de los pulmones.
  • Fracturas o dislocaciones: Las caídas y golpes pueden ocasionar fracturas o dislocaciones, comprometiendo incluso los tejidos. Trataremos de inmovilizarlo tumbándole encima de una tabla o con una manta gruesa. Evitar mover y entablillar si la lesión es en las extremidades.
  • Intoxicación: Identificar con que producto se ha intoxicado. Por lo general son productos de limpieza, ácidos fuertes, derivados del petróleo, etc. Generan quemaduras al ser ingeridas. En tal caso no es conveniente hacer vomitar. Si ha ingerido otros productos y no ha vomitado provocar el vomito con infusión de manzanilla bien cargada. Acudir inmediatamente al veterinario.
  • Torsión de estómago: Causado por la acumulación de gases en el estomago o ejercicio fuerte luego de las ingestas. Acudir al veterinario inmediatamente si no traga o bebe, presenta espuma en la boca, ganas de vomitar sin conseguirlo, inquietud, dolor e inflamación abdominal. El tomillo es carminativo (favorece la expulsión de los gases intestinales) y tomado en las comidas ayudara de forma preventiva.

¿Sabías qué?

Los gatos pueden dejar de comer y de beber si tienen la nariz tapada.

Artículos Relacionados