Flora intestinal y Candidiasis

La candidiasis nos avisa, entre otras cosas, de un desequilibrio en el estado de la flora intestinal que puede ser mejorado con remedios naturales.

En las paredes de nuestros intestinos conviven millones y millones de distintos tipos de bacterias tanto "amigas" como "enemigas". Lo importante es que esa flora intestinal esté equilibrada.

Candidiasis, abuso de los antibióticos y flora intestinal

Cuando tomamos demasiados antibióticos nuestra flora intestinal queda aniquilada, aunque sea de momento, ya que los antibióticos arrasan con todo lo que encuentran. Por supuesto ante una infección importante la prioridad es matar a los "malos". Tengamos en cuenta que hoy en día podemos estar tomando antibióticos, aunque sea a bajísima dosis, a través de la carne y del agua. El problema es cuando tomamos antibióticos de un modo recurrente y nuestra flora intestinal no se reequilibra adecuadamente.

Las cándidas pueden aprovechar ese momento en que hay pocas bacterias que las controlen (algunas bacterias fabrican Bacteriocina que es como un antibiótico natural que mata las "malas") para crecer de un modo desmesurado e iniciar un proceso de candidiasis. Tengamos en cuenta que los a los hongos como las cándidas no le afectan los antibióticos y tenderán a ocupar el espacio libre dejado por la flora intestinal positiva muerta.

Antifúngicos naturales

Recordemos que un alimento tan sencillo como el ajo es de lo más eficaz que hay para combatir esos hongos oportunistas como la candidiasis. También se puede conseguir en cápsulas o comprimidos y ya vienen preparados para que nadie note nuestro olor ajo. El orégano silvestre y el extracto de semilla de pomelo también nos pueden ser de gran ayuda. Se venden en farmacias y herbolarios.

Candidiasis, metales pesados y estado de la flora intestinal.

Los metales pesados como el mercurio, aluminio, arsénico, etc. son pasan a nuestro organismo a través de la contaminación del aire, de los cultivos, de pescados que los han acumulado por la contaminación de esa zona o de las amalgamas dentales de mercurio, etc. Estos minerales afectan también al equilibrio de nuestra flora intestinal ya que generan tóxicos en nuestro organismo que debilitan a nuestras bacterias amigas

Como repoblar o recuperar nuestra flora intestinal: prebióticos y probióticos

La dieta es un factor clave para recuperar el buen equilibrio intestinal. De entrada es mejor eliminar los alimentos demasiado ricos en azúcar, golosinas, zumos o jugos, o el alcohol (los azúcares son un alimento ideal para alimentar los hongos) Por eso en caso de candidiasis se suele prohibir la fruta (especialmente la que es muy dulce (uvas, plátanos, etc.)

  • Prebióticos: son sustancias que obtenemos a partir de algunas verduras, cereales integrales y legumbres que fermentan a nivel del intestino grueso produciendo ácidos grasos de cadena corta que serán un alimento ideal de las bacterias intestinales. La fibra vegetal, en general, crea un terreno adecuado para la buena salud de la flora intestinal.
  • Probióticos: son los alimentos que contienen una serie de bacterias que pueden ayudar a restaurar la flora intestinal. La mayor parte de estos microorganismos son los que se conocen como lactobacilos y bifidobacterias y se encuentran sobre todo en los productos lácteos fermentados como el yogur natural o el kéfir.

Es muy importante que, ante un tratamiento repetitivo o muy fuerte con antibióticos, ayudemos a nuestro organismo tomando un suplemento de flora intestinal. Tanto en farmacias como en herbolarios o comercios especializados se pueden conseguir (acidophilus, bifidus, etc.) Nuestro doctor, el farmacéutico o el especialista nos recomendarán la dosis y modo de empleo según nuestro caso.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados