Pacientes tratados con agua de mar

En el presente artículo os mostramos algunos casos de pacientes tratados con agua de mar para que puedan ver su eficacia en multitud de enfermedades.

Los beneficios de la terapia marina para la salud son tantos que debería estar en todos los hospitales y clínicas sanitarias del mundo para que las personas puedan aprovecharse de este valioso tratamiento.

En este artículo vamos a mostraros las descripciones de varios casos clínicos de pacientes tratados, y con éxito, con el agua del mar. Hay que destacar que la gran mayoría de la gente que empieza a tomar el plasma marino, e incluso sus familiares, incrementa la demanda y el uso del agua de mar al comprobar los múltiples beneficios que esta terapia aporta a su estado de salud.

Casos de pacientes tratados con agua de mar

Caso 1: varón de 35 de años. Llegó a la consulta padeciendo de rinitis crónica, diagnosticada cuatro años atrás, y migrañas muy fuertes.

Se le recomienda tomar un litro de agua marina isotónica al día, en vasos y fuera de las comidas.

La rinitis crónica desaparece a los tres meses de tratamiento mientras que los episodios de migraña se espaciaron y acortaron su duración e intensidad.

El paciente cuenta que conoció la terapia marina por una amiga que tenía referencias de una persona que padecía cáncer a quien le mejoró la calidad de vida después del tratamiento.

Caso 2: varón de 42 años, con antecedentes de Diabetes Mellitas de difícil manejo, quien refería mareos constantes.

Inicia la terapia marina tomando tres vasos diarios de agua de mar en abril. En diciembre de ese mismo año sus niveles de glucemia son estables y los síntomas remiten.

Tuvo conocimiento de los beneficios del agua de mar indagando por la red en busca de una solución para sus males y decidió probar.

Caso 3: niño de 12 años, natural, procedente y residente en Santa Fe de Bogotá, con antecedente de Diabetes tipo I de difícil manejo, en tratamiento con 3 dosis diarias de insulina humana. Refería polidipsia, y vértigo.

Inicia terapia marina por ingesta, 3 vasos de agua de mar diarios, en mayo de 2002. En Octubre de 2002 se encuentra sin síntomas, con cifras de glicemia normales y se redujo dosificación de insulina a la tercera parte de la dosis habitual.

Caso 4: paciente adulta, sexo femenino, con diagnóstico de Carcinoma de tercio inferior de esófago, no resecable y sin posibilidad de tratamiento con radio o quimioterapia. Fue enviada a su domicilio por fase terminal de la enfermedad con pronóstico de sobrevida de máximo 3.

Se inicia terapia marina por ingesta. 3 vasos de agua de mar diarios en junio de 2002. En diciembre de 2002 la paciente no tiene síntomas y no ha requerido ningún otro tipo de tratamiento adicional.

Caso 5: dos casos en mujeres de unos 40 años que manifiestan haber estado sufriendo de caída del cabello en abundancia durante tiempos atrás, y fragilidad en las uñas.

Después de la ingesta de dos vasos de agua de mar en forma de plasma marino, ambas manifiestan no caérseles ahora y tener las uñas endurecidas y no quebradizas.

Caso 6: hombre de unos 50 años, desde hacía 14 años sufría convulsiones en la pierna y no podía caminar. Le duraban entre 5 y 10 minutos. Tenía crisis de hasta 4 o 5 seguidas. A la media hora podía volver a caminar arrastrando el pie.

Se inició el tratamiento con agua de mar y, al cabo de un tiempo, cesaron las convulsiones sin la ayuda de ningún otro tipo de medicamento.

Caso 7: mujer de mediana edad presenta fibrosis quística en un pecho, con presencia de varios bultos no cancerígenos, uno de ellos del tamaño de un huevo de paloma.

Después de nueve meses tomando agua de mar, en las ecografías puede verse la desaparición total de los bultos.

Artículos Relacionados