Aplicaciones de los aceites esenciales

En este artículo veremos las distintas aplicaciones prácticas de los aceites esenciales y como nos pueden ayudar a sentirnos siempre muchísimo mejor.

¿Cómo se obtienen lo aceites esenciales?

La aromaterapia basa su eficiencia en los aceites esenciales que se obtienen de las plantas aromáticas. El método de obtención es por la técnica de Arrastre de Vapor, que en la medida de lo posible, salvaguarda las propiedades.

Para que se justifique industrialmente la obtención deben procesarse altas cantidades de la parte de la planta de la cual se va a hacer la obtención. Esta es la razón por la que los aceites esenciales son altamente concentrados y por lo tanto potencialmente irritantes cutáneos y de las mucosas.

Una característica especial de los aceites esenciales obtenidos de las cáscaras de los cítricos es su fototoxicidad, que se define como la reacción que ocurre en las moléculas de los aceites esenciales al exponerse al sol, lo que en la piel de las personas se nota como una mancha obscura, que puede ser permanente.

Este conocimiento es necesario para que las aplicaciones prácticas de la aromaterapia sean seguras y eficientes. Luego buscaremos PORTADORES que son sustancias que ayudan a solubilizar los aceites esenciales y además nos permite dosificar para evitar las irritaciones.

Una consideración más es la insolubilidad de los aceites esenciales en agua, motivo por el cual el agua no se considera una buena manera de aplicar al cuerpo los aceites esenciales.

Podemos dividir las aplicaciones prácticas de los aceites esenciales en dos formas

  • Preparaciones ambientales.
  • Preparaciones que se aplican al cuerpo.

Aplicaciones ambientales

Las aplicaciones de los aceites esenciales al aire, es la más popular y la forma de que estos entren en contacto con las fosas nasales. Se pueden emplear en:

  • Difusores: esta es quizá una de las aplicaciones prácticas más populares de la aromaterapia. Se emplea con mucha frecuencia para "crear" ambientes aromáticos. Sin embargo en terapia es la forma como se puede desinfectar el aire que respiramos.
    Se coloca una fuente de calor (frecuentemente una vela) y una vez que el agua empiece a vaporizar se agregan hasta 10 gotas de aceites esenciales.
  • Aceites esenciales para aromatizar el ambiente: toronja, mandarina, naranja, geranio, lavanda, romero, menta, canela (poner pocas gotas, a que es irritante)
  • Aceites esenciales para limpiar el aire de la habitaciones: pino, eucalipto, ravensara, tomillo, árbol del té, cedro.
  • Popurris: en esta forma se emplea una base como pueden ser trocitos de madera, aserrín, frutas secas, piedras porosas o trozos de cerámica. Se agregan hasta 10 gotas de aceites esenciales en 30 mililitros de alcohol. Con esta preparación se rocía la base. Pueden usarse aromas florales en estancias y salas de estar como ilang ilang, geranio, rosa, neroli, o bien para el comedor: canela, tomillo, comino, cilantro, jengibre.
  • Brisas ambientales: esta preparación es para diluir los aceites esenciales en una mezcla de alcohol 96, sin agua. Se colocan hasta 50 gotas de aceites esenciales en 100 mililitros de alcohol y se colocan en un frasco con aspersor de spray. Aplicar al aire, a los muebles con telas y a las paredes. Precaución con los muebles de madera barnizada, ya que algunos aceites esenciales disuelven el barniz. Esta es otra de las aplicaciones prácticas de la aromaterapia que va ganando terreno ya que cada vez hay más gente que no quiere utilizar ambientadores químicos.
  • Aceites para muebles: esta preparación debe hacerse en productos para proteger y lustrar los muebles barnizados. Sobre esta preparación se colocan hasta 50 gotas de aceites esenciales por cada 100 mililitros del producto. Esta forma incluye los aceites esenciales obtenidos de árboles, como son sándalo, cedro, pino, ciprés, palo de rosa.

Aplicaciones prácticas de la aromaterapia sobre la piel

Esta forma está más relacionada con la dermocosmética y con las prácticas de masaje; sin embargo podemos preparar en casa nuestras mezclas ya sea por el gusto aromático o por necesidad de apoyo a nuestra salud.

Productos de aseo personal

Esta es una preparación muy práctica de la aromaterapia ya que usa productos de uso cotidiano aromatizados con los aceites esenciales de nuestra elección. Se emplea básicamente para apoyar a la piel o bien para crear una cápsula aromática alrededor nuestro y así impactar nuestro estado de ánimo. Se emplea de manera general 1 gota de aceites esenciales por cada 10 mililitros del producto que se emplea.

  • Crema para piel seca: pachuli, cedro, lavanda, palo de rosa, geranio, benjuí, incienso.
  • Shampoo para caspa: limón, bergamota, cedro, amaro, salvia, menta.
  • Loción para elevar el ánimo: bergamota, mandarina, lavanda, albahaca, eucalipto.
  • Loción para alejar la tristeza: ciprés, cedro, sándalo.

Masaje

Es otra de las aplicaciones prácticas más antiguas y exitosas de la aromaterapia. Los aceites esenciales se adicionan a un aceite vegetal, de preferencia sin olor; así lo que huele es el aroma de los aceites esenciales.

El masaje puede ser aplicado una técnica en particular, o solo una caricia repetida sobre una zona especifica. Se emplea de manera general 1 gota de aceites esenciales en cada 10 mililitros de aceite de pepita de uva, de almendra, de girasol.

  • Aceite para masaje relajante: lavanda, cedro, ilang ilang, mandarina, lavanda.
  • Aceite para masaje descontracturante: enebro, manzanilla, pino, abedul, menta, mejorana.
  • Aceite para masaje circulatorio: ciprés, zacate limón, limón, menta, eucalipto.

Perfumes

En esta preparación se mezclan los aceites esenciales en alcohol. Se emplean 10 gotas por cada 100 mililitros de alcohol de perfumería. Su principal uso es mejorar el estado emocional, rodeándonos de los aromas que más nos agradan. También pueden mezclarse aceites esenciales que tienen uso como desinfectantes.

  • Perfume personal antiestrés: pachuli, cedro, sándalo, lavanda, litsea, bergamota, naranja.
  • Perfume personal para la autoconfianza: ciprés, jengibre, pimienta, enebro, limón, romero.
  • Perfume antigripal: eucalipto, tomillo, árbol del té, lavada, canela, pachuli.

Baños zonales y totales

En esta forma, los aceites esenciales se deben diluir previamente, ya que no son solubles en agua. Como vehículos se puede emplear leche, vinagre, jabón líquido, miel, sal de mar. Se adiciona 2-4 gotas de aceites esenciales por cada 20 mililitros o gramos de producto.

  • Baño de tina para relajarse: lavanda, palo de rosa, geranio, amaro, sándalo, neroli.
  • Baño matinal de activación: eucalipto, menta (usar pocas gotas, no más de 5), enebro, romero, limón, ravensara.
  • Baño de asiento para hemorroides: ciprés, zacate limón, limón, pino, toronja y lavanda.
  • Baño de pies para bajar la fiebre: eucalipto, albahaca, lavanda, mejorana.
  • Baño de manos para prevenir hipertensión: Ilang ilang, lavanda, mandarina.

Como hemos podido hay muchísimas aplicaciones prácticas de los aceites esenciales. Nuestro especialista o aromaterapeuta siempre nos puede recomendar cuales son los más indicados para nuestro caso.

Artículos Relacionados