Línea de la vida

La línea de la vida nace en el medio entre el índice y el pulgar, tiene formas variadas, y lo que nos va a indicar es la intensidad con la que vivimos.

Cada detalle de la mano es importantísimo

Vuelvo a repetir... prudencia, honestidad y cautela, que es la base de una digna interpretación y lectura de las manos. Hay que observar la forma, examinar el contenido, identificar con precisión cada una de las diez huellas dactilares y una vez valorado todo el conjunto, despacio, sin ninguna prisa que pueda conducir a posibles errores, mantener una cálida intimidad entre los participantes... y es allí donde empieza la magia... el encanto... la adivinación. Así es.

Las diferentes líneas

Observando la palma de la mano vemos diferentes tipos y variadas líneas, unas que aparecen más señaladas, que atraviesan horizontal y verticalmente la mano, estas son llamadas líneas principales y otras más numerosas, cortas o largas, suaves, que acostumbran a estar marcadas en diversas etapas y que más adelante comentaré, que se llaman líneas secundarias. Las primeras son cuatro y reciben el nombre de: línea de la vida, línea de la cabeza, línea del corazón y línea del destino.

Línea de la Vida

La línea de la Vida nace entre los dedos pulgar e índice y va dirigida en círculo hasta la muñeca. Se presenta de muchas y variadas formas: ocupando parte central de la mano, estrecha, ancha, corta, discontinua, con ramificaciones, doble, y también he visto una mano careciendo de la misma.

Con un arco bien dibujado y sin interrupciones, denota buena salud, resistencia, vigor, equilibrio, fuerza y actividad sexual.

La línea de la Vida corta nos indica falta de vitalidad, con poco ánimo para afrontar los obstáculos que nos presenta la vida.

Las discontinuas nos dicen, momentos de inseguridad o ansiedad que deben valorarse conjuntamente con otras líneas principales.

Las ramificaciones en la línea de la Vida

Son marcas comparadas como hilos que sobresalen, tanto en dirección hacia arriba o hacia abajo. En ambos casos su significado es distinto. Si están situadas al principio de la línea, y se dirigen a los dedos, son luchas que afectaron a su niñez, y así sucesivamente, con su personalidad, familia etc.

Las ramificaciones dirigidas hacia abajo indican ansiedad. Dificultades, proyectos poco alcanzados e infelicidad.

Una línea de la vida doble, nos muestra protección, bienestar físico, soluciones a cualquier contratiempo.

Casi podría asegurar que no hay ninguna Línea de la Vida igual, y generalmente es muy difícil que sus esquemas coincidan en ambas manos.
No hagamos pues conclusiones innecesarias si solo contamos con un detalle.

Vamos con un ejemplo

Una línea de la Vida corta en la mano izquierda, con alguna ramificación hacia los dedos.
Con una línea de la Vida larga o completa en la mano derecha.

Esta persona tiene ganas de luchar y hacer, pero se encuentra con poca fuerza vital para emprender las tareas diarias. Le cuesta y se siente mal. Pero hace un gran esfuerzo y cuando se integra en el mundo laboral, social etc. se encuentra a sí mismo y cumple su cometido a la perfección, aunque no dejará de estar cansado, por el esfuerzo realizado y no disfrutará de buen humor.

Esta seria una buena interpretación, pero no hay que olvidar que, con un solo dato, es imposible hacer una lectura de manos conveniente.

Artículos Relacionados