Los Dedos

La forma en que terminan los dedos nos revela la manera que tiene cada persona de expresar sus intereses al mundo exterior y también sus talentos.

Muchas gracias por la atención que prestáis a mis artículos sobre la lectura de manos solicitando información sobre libros, consejos, y aclaración a diversas dudas, mediante el correo electrónico. Con mucho gusto iré contestando personalmente, por el mismo medio. Hoy os contaré lo que nos dicen los dedos en general.

Los dedos indican gran cantidad de datos sobre la individualidad del consultante, por lo cual, y al objeto de hacer una leal interpretación, hay que estudiar con precisión todos los detalles como significado, forma, tamaño, inclinación, separación, etc.

Pulgar o dedo de Venus

Se considera un dedo normal, cuando estando la mano en reposo, el dedo pulgar llega justo hasta la mitad de la falange inferior del dedo índice. Representa la voluntad, espíritu de iniciativa, intuición, razón, profundidad de juicio, inteligencia ideas y proyectos. Si es más largo, tendrá mayor capacidad intelectual, y vera reafirmada su personalidad. Si su longitud es excesiva, las cualidades pueden convertirse en defectos.

Si tiene forma puntiaguda informa de que el individuo da facilidades a las presiones externas y actúa con diplomacia.

Flexible, acepta la situación más cómoda, no quiere problemas, pero la realidad es que tiene pereza.

Si es más corto de lo que se considera normal, su poseedor es débil de voluntad, candoroso y primitivo.

Muy abierto, corresponde a una persona generosa y comprensiva. Todo lo contrario y a medida que se va cerrando, va perdiendo su esencia.

Vulgarmente llamado "el pulgar del asesino", se le conoce fácilmente porque la primera falange, tiene forma de porra. No es ni será un criminal, se trata de una persona cabezota, testaruda, celosa y posesiva.

Índice o dedo de Júpiter

El índice nos habla de los impulsos, aspiraciones, tendencias, carácter, ambición, idea de poder. Es el dedo de la autoridad, el dominio, dotes de mando, ambiciones, capacidad de proyección de la imagen.

En una mano normal, el índice y el anular acostumbran a estar al mismo nivel. Si es más largo, el poseedor de este dedo se muestra más inquieto, orgulloso y ambicioso. Por el contrario, si es algo más corto, débil, es incapaz para cargos muy responsables.

Como su base es el ímpetu, si aspira a grandes metas, puede llevarle también a grandes fracasos. Es honrado y fiel, pero no acepta críticas que puedan dañar su prestigio.

Medio o dedo de Saturno

Es el menos flexible. Por ello demuestra seguridad, la espina dorsal del individuo, fiel a su conciencia, marca el equilibrio en su entorno social, profesional y familiar. Considerado normal si es un poco más alto que el dedo índice y anular, es signo de reflexión, acepta el mundo tal como es y lo valora.

Si es demasiado largo, sus características pueden convertirse en negativas. Si no llega a una medida normal, o sea más corto, le falta fuerza interior y sus objetivos no estarán a la altura de las circunstancias.

Anular o dedo de sol o Apolo

Capacidad creativa, talento, plenitud, belleza, arte, destaca el sentido artístico, idealista, todo lo majestuoso. Si el dedo es largo, el afán creador se convierte en el festín, lujo, exceso. Si es notablemente más corto que el índice, su tendencia se decanta a un satisfactorio amor al prójimo.

Meñique o dedo de Mercurio

Habilidad para la elocuencia, aventura, diplomacia, el comercio. El dueño de un meñique corto, puede tener problemas de oratoria, al quedar sin argumentos en el curso de una conversación que le pueden causar mal entendidos. Diplomático, es valorado más por los hechos que por sus palabras. Al contrario, el poseedor de un dedo meñique largo, es amante del riesgo y la aventura. Interminable conversador, buen anfitrión, os proporcionará unas tertulias deliciosas, divertidas y chispeantes.

Y nada más por hoy. Adiós amigos. Hasta pronto.

Artículos Relacionados