Como aprender a decir no

Como aprender a decir no

Aprender a decir NO, nos facilita establecer nuestros límites personales, permitiendo que los demás conozcan lo que estamos o no dispuestos a hacer.

16861182

En muchas ocasiones, me encuentro con la siguiente pregunta:

¿Cómo se dice No?

Y lo más sorprendente es su respuesta y el asombro de quien la recibe.
Para decir No, se dice “NO”. Sin más rodeos, ni justificaciones.

¿Por qué nos cuesta tanto decir NO?

Es importante ser conscientes de los mecanismos internos que nos abordan cuando querríamos decir No, pero no nos sale decirlo.

Y es que éstos mecanismos, relacionados con sentimientos, creencias  y pensamientos, son los responsables de ésta limitación, que nos hace sentirnos mal, en ocasiones pisoteados, poco respetados y poco valorados.

En muchas ocasiones, tienen que ver con necesidades emocionales que no tenemos cubiertas.

Es decir, cuando necesitamos la aprobación, valoración y apoyo de los demás, todas nuestras conductas hacia los otros, estarán encaminadas en buscar su agrado, de tal forma, que decir No, se convierte en un temor al rechazo, a la pérdida, que preferimos evitar, antes que sufrir por ello.

¿Qué ocurre cuando no sé decir que No?

Es evidente, que si no decimos No, significa que con frecuencia buscamos complacer a los demás, sin tener en cuenta nuestras necesidades, preferencias o valores, sino que priorizamos los de los demás. Sin duda, dejamos de ser nosotros mismos, no nos mostramos con nuestras verdaderas opiniones, ni valores, ni necesidades, sino que acabaremos anulándonos, en beneficio de los demás. A cambio, tenemos la expectativa de que los demás nos valorarán, nos integrarán, es decir que no nos rechazarán.

Sin embargo, la realidad no es exactamente así, y aún a pesar de que renunciemos a nosotros mismos, y de que no expresemos el desacuerdo, es muy posible, que tampoco recibamos todo el aprecio que necesitábamos.

Es entonces, cuando el malestar aumenta, porque además de haber renunciado a nosotros mismos, no nos sentimos aceptados socialmente como esperábamos.

¿Cómo aprender a decir NO?

Recordemos que “Tengo derecho a decir No”, porque “tengo derecho a ser yo mismo/a” en toda ocasión.

Empecemos a respetarnos a nosotros mismos/as, a mostrarnos tal y como somos, con nuestras opiniones y criterios, expresados siempre con respeto a los de las otras personas.

Aprendamos a querernos, aceptarnos y valorarnos por cómo somos, y por quienes somos. De ésta forma, desaparecerá la necesitad y búsqueda de agradar, porque no dependeremos de los demás, ni de sus reconocimientos, ya que si aprendemos a querernos, seremos capaces de valorarnos y reconocernos a nosotros mismos y a nuestros logros.

Así, decir No, formará parte de nuestro vocabulario, cuando lo que se está planteando es perjudicial para nosotros, o muy contraproducente.

Decir No, por tanto, es respetarme a mí mismo, y darme a conocer a los demás, tal cual soy, y de ésta forma, aprenderán a respetarme, basándose en el conocimiento verdadero que tendrán de mí.



Valoración

picture-1237.jpg
Dolores Rizo Vidal
Psicóloga para el Crecimiento personal.
Ofrezco servicios de terapia On line y presencial.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »