¿Cómo nos afectan nuestros antepasados?

¿Cómo nos afectan nuestros antepasados?

Ancestros y descendientes es una relación muy a tener en cuenta si queremos entender aspectos de nuestro carácter que de otro modo no tienen sentido.

13300071

Las personas que compusieron nuestra familia y que ahora ya no están vivas, son nuestros ancestros. Éstos se remontan tanto en el tiempo que se pierde el rastro de los probables orígenes de las ramas familiares.

En la tradición chamánica los ancestros tienen un lugar importante, son venerados y los tienen presentes en el recuerdo. Cuando fallece un miembro de la familia, retiran todas las imágenes que lo representan por un período, para dejarlo marchar libremente sin retenerlo cerca de los vivos. Según ellos creen, durante un lapso de varios años, no se les debe “molestar” con peticiones, pues tienen sus propios asuntos que resolver en otros planos de existencia.

También piensan que después de morir, algunas veces son los mismos espíritus quienes eligen permanecer cerca de la familia o de alguno de sus miembros durante un tiempo, con el fin de ayudarlo o protegerlo. Esta sería una visión positiva del tema.

¿Afectan los ancestros a sus descendientes?

Nosotros somos el resultado de muchas circunstancias anteriores que se fueron entrecruzando: multitud de personas tejieron el ramaje que ha confluido en cada uno de nosotros. Por tanto, somos consecuencia del acontecer de numerosos hechos fortuitos, y la causa al mismo tiempo, si ya tenemos hijos.

En el largo devenir de de cualquier linaje, algunos de sus componentes tuvieron destinos fatales. Fueron excluidos de la familia por no cumplir con los “mandatos” impuestos, por cometer alguna atrocidad o murieron jóvenes, incluso siendo bebés. Si hay omisión o una negación de la pertenencia de esa persona al clan familiar, ese alma quiere seguir en él a través de los miembros descendientes, pues su instinto de pertenecer como uno más, está muy arraigado.

Entonces sucede que se perpetúan hechos o circunstancias trágicas, como si fuera una maldición. Coinciden fechas y aniversarios de nacimientos o decesos, se dan repeticiones de nombres que acarrean el mismo destino de un antecesor fallecido, enfermedades que parecen reproducirse a menudo en la familia, etc.

Bases de esta teoría

Según Alejandro y Cristóbal Jodorowsky (precisamente, padre e hijo), el clan familiar * tiene una fuerza centrípeta, que anula las individualidades en pos de la supervivencia de la mayoría de miembros del grupo familiar. Por ese motivo es tan complicado sustraerse a la influencia de los deseos y normas que subyacen en cada familia: la consigna implícita es “si no cumples con lo estipulado, serás expulsada/o”.

En cada unidad familiar existen unas leyes imperantes propias, que se han de seguir por todos los constituyentes como condición “sine qua non” para ser aceptado. Eso tiene un peso tremendo en quienes por lo que sea, se niegan a seguir el camino trazado para tomar el propio. Y a veces lo hacen a costa de mucho sufrimiento y de fracasar en todo lo que emprendan.

* Entendiendo el mismo como algo que se remonta mucho más allá de nuestros padres, abuelos o bisabuelos.

Bert Hellinger habló del “Orden del Amor” (los Padres dan, los Hijos reciben) y consideró la problemática individual como parte de un sistema más grande, que se tenía que tener en cuenta si se quería resolver.

¿Qué podemos hacer para compensar esta influencia?

Los Jodorowsky insisten en la importancia de indagar en el árbol genealógico, y Alejandro llamó a este trabajo “Psicogenealogía”. Su preparación multidisciplinar anterior, acabó confluyendo en lo que denominó “Acto Psicomágico”, que aplica principalmente para destrabar esos nudos invisibles que nos mantienen sujetos a la tiranía familiar.

Este acto fuertemente terapéutico y con connotaciones artísticas, reproduce a nivel simbólico un símil de la situación paralizante. Esa escenificación habla directamente al inconsciente porque utiliza su mismo lenguaje: las imágenes.

Es una acción liberadora que sana no sólo a quien la realiza, sino a los miembros de la familia que están implicados. Se puede considerar que este acto neutraliza la influencia en un aspecto concreto, aunque habría que ver si hay más situaciones pasadas, que nos puedan estar condicionando.

Otra técnica que tiene muy en cuenta la influencia de los ancestros en sus descendientes, son las Constelaciones Familiares y Sistémicas, que implantó Bert Hellinger.

En esto coinciden todas las teorías: nuestras raíces proceden de nuestra familia y por ello es importante encontrar el punto de confluencia, haciendo las paces entre quienes somos a nivel individual y nuestra familia de procedencia.



Valoración

picture-1230.jpg
Valeria Joaniquet
Diplomada en aromaterapia emocional. Formada en trabajo con los sueños, varios sistemas florales y Reiki. Sanación vibracional con sonido, voz y otros.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »