Clasificación de los alimentos macrobióticos

Clasificación de los alimentos macrobióticos

Conocer los alimentos macrobióticos y su clasificación nos puede resultar de gran utilidad a la hora de confeccionar la lista de la compra.

3135741

Cuando escogemos alimentos macrobióticos es importante mantener un equilibrio general basado en la estacionalidad, variedad y sabores, en que estos alimentos sean locales y ecológicos y de los cuales es también muy importante la naturaleza intrínseca del propio alimento y sus propiedades energéticas.

¿Qué alimentos macrobióticos solemos consumir?

Algunos de los alimentos macrobióticos más consumimos son los cereales ya que tienen grandes propiedades energéticas:

  • Arroz, suele constituir un alimento principal ya que es el cereal más equilibrado, muy digestivo si se prepara correctamente, tiene propiedades hipotensoras y es rico en las vitaminas del grupo B, de minerales y de fibras.
  • Trigo sarraceno, al igual que la quinoa no es propiamente un cereal éste pertenece a la familia de las poligonáceas, contiene más calcio que el trigo y varios aminoácidos esenciales entre ellos el triptófano. Es un alimento ideal para el invierno.
  • Avena, un cereal muy nutritivo que proporciona fuerza y vitalidad, estimula el funcionamiento de las glándulas tiroides y mejora la resistencia al frío, es el cereal de invierno por excelencia y recomendado para paliar el desgaste físico.
  • Centeno, excelente fluidificante sanguíneo, recomendado en casos de hipertensión y enfermedades vasculares.
  • Cebada, es el primer cereal conocido, un cereal refrescante con propiedades calmantes especialmente de las vías digestivas y urinarias. Cocida tiene propiedades recalcificantes en casos de desmineralización.
  • Quinoa, es un (pseudo) cereal muy versátil que se cocina muy rápidamente utilizada en sopas, cremas, potajes, ensaladas, salteados, etc. Contiene todos los aminoácidos esenciales y es muy nutritiva.
  • Mijo, rico en fosforo, hierro, vitamina A y lecitina, esto lo convierte en el cereal ideal contra la fatiga intelectual, la depresión nerviosa y la anemia. Es altamente digestivo.

Otros alimentos utilizados en la dieta macrobiótica

  • Las proteínas vegetales: Seitán, tofu, la soja amarilla, tempeh, leguminosas.
  • Verduras y ensaladas: raíces, redondas, de hoja verde, verduras de temporada.
  • Las verduras del mar: kombu, hiziki, agar-agar, arame, wakame, nori.
  • Alimentos fermentados: vegetales fermentados, tempeh, ciruela umeboshi, miso, salsa de soja
  • Aceites, Semillas y frutos secos: de sésamo, de girasol, de calabaza…
  • Frutas y endulzantes naturales: miel cruda, melazas de maíz, cebada y arroz, mermeladas de frutas naturales sin azúcar, amasake, concentrado de manzana y cremas de almendras y algarroba.
  • Especias y hierbas aromáticas: jengibre, canela, nuez moscada…

Clasificación de los alimentos macrobióticos

Los alimentos macrobióticos están clasificados según:

Su naturaleza o energía intrínseca: al igual que las personas, todos los alimentos contienen aspectos del yin y del yang y algunos pertenecen predominantemente a una u otra categoría:

  • Los alimentos Yin son fríos, contienen mucha agua y pocas calorías, por ejemplo las frutas y hortalizas.
  • Los alimentos Yang son calientes con poca agua o secos y tienen más calorías, por ejemplo las carnes en especial las rojas, los huevos, los quesos curados y la mayoría de las especias.
  • Los pescados son menos yang que las carnes.
  • Los alimentos neutros, ni muy fríos, ni muy calientes, ni muy secos, ni muy húmedos por ejemplo legumbres, cereales cocidos, semillas y frutos secos.

Su sabor: este término hace referencia a la actividad específica que provoca en el organismo.
Los cinco sabores son:

  • Ácidos-agrios.
  • Amargos.
  • Dulces.
  • Picantes.
  • Salados.

Según su acción en términos de energía

  • Algunos alimentos tienen una acción ascendente contrarrestando el descenso patológico. Ejem. Diarreas, prolapsos de órganos, cansancio…
  • Otros inducen a descender la energía suelen ser alimentos diuréticos y desintoxicantes contrarrestan el ascenso patológico. Ejem. Vómitos, reflujos, nauseas…
  • Otros con efecto centrípeto, concentrando y recogiendo la energía, tonificando los órganos internos y evitando la pérdida de líquidos orgánicos.
  • Otros dispersan la energía y la llevan hacia fuera contrarrestando las manifestaciones patológicas que se van moviendo como temblores, convulsiones, dolores erráticos, escalofríos…

Según su color y su afinidad por los diferentes órganos:

  • Alimentos negros; tienen afinidad por el riñón y la vejiga nutriendo huesos, médula cerebro y la sangre.
  • Alimentos verdes; tienen afinidad por el hígado y la vesícula biliar desintoxican y depuran.
  • Alimentos rojos; tienen afinidad por el corazón revitalizan, tonifican y promueven la circulación de la sangre.
  • Alimentos amarillos, anaranjados y marrones; tienen afinidad por el bazo/estómago estabilizan, equilibran y tonifican el sistema digestivo.
  • Alimentos blancos; tienen afinidad por el pulmón y el intestino grueso son alimentos purificantes y ayudan a separar lo bueno de lo malo.


Valoración

marta-ortiz
Marta Ortiz
Dietista y asesora nutricional formada en IFP Roger De Llúria particularmente en Dietoterapia y suplementación natural, colaboradora-articulista especializada en nutrición.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »