En Buenas Manos

Alimentación saludable

Alimentación saludable

Estamos en un momento en el que en las grandes ciudades mucha gente no está prestando atención a los malos hábitos alimentarios que está llevando.

Es una época en la que estamos muy absorbidos por jornadas de trabajo interminables, tecnologías, redes sociales y se respira un ambiente de prisa y malestar colectivo.

Eso repercute directamente en la cantidad de tiempo y energía que dedicamos a cuidar nuestra alimentación, pensando que es algo secundario que no nos dará unos resultados ipsofacto; que es lo que muchas veces esperamos de todo, resultado ahora y inversión en tiempo después.

Lamentablemente la salud no es como una hipoteca que puedes disponer de tu casa ahora y pagarla más tarde o a plazos. La salud la has de cuidar desde el principio e invertir tiempo en ella siempre.

Mucha gente cree que una alimentación pobre no tiene consecuencias graves para la salud, ya que en el momento presente no siente unas dolencias suficientemente importantes como para sentir la necesidad de cambiar esos hábitos. Pero eso nos puede llevar a estados patológicos crónicos a largo plazo.

Cada vez vemos más cantidad de enfermedades crónicas relacionadas con los malos hábitos de vida y de alimentación, la industria busca maneras de abaratar la producción de materias, con lo que usa químicos y transgénicos, afectando directamente a nuestra salud.

Por otro lado el aire que respiramos está muy contaminado, el mar está lleno de plástico y lo ingerimos al comer pescado, las antenas producen ondas que también afectan a nuestra homeostasis interna… viendo todo esto, me pregunto si lo más inteligente no sería intentar hacer las cosas que están a nuestro abasto lo mejor posible.

Seria interesante cambiar el pensamiento de “de algo se tiene que morir”, o “total está todo tan contaminado ya no viene de aquí”, que oigo muchas veces.

Tomar consciencia sobre nuestra salud y empoderarse de ella puede cambiar drásticamente tu vida. Cambiar a una alimentación saludable puede darte una calidad de vida de la que muchas veces no eres consciente.

No prestamos atención a las señales que nos da el cuerpo porque vivimos acelerados con el ritmo de la ciudad, pero hay que aprender a escucharlo, ¿hinchazón abdominal, fatiga, cefaleas, dolor articular?

Son muchas las dolencias que vemos como normales y no lo son, el cuerpo tiende a la salud, y si no te sientes pleno y lleno de energía es que hay algo que está fallando, y te aseguro que el motivo no es la primavera, la gripe o la lluvia, sino lo cuidado que esté tu terreno o medio interno.

Cuando buscamos alimentos que estén libres de tóxicos, que sean de temporada y más aptos para nuestra fisiología, estaremos cuidando nuestro terreno, y por lo tanto tendremos una mayor calidad de vida.

Entonces vamos con ello…

¿Cómo cambiar a una alimentación saludable?

Conclusión

El cuerpo es nuestro transporte en esta vida y al igual que un coche, hay que tratarlo bien para que nos dure muchos km. en buenas condiciones.

Hay una serie de factores que “no podemos” controlar en nuestra vida (calidad aire, químicos, contaminación del mar, etc.), pero hay una gran parte, mucho más grande de lo que sueles pensar, des de mi punto de vista el 90%, que está total y absolutamente en tu mano.

En ese 90% está lo que comes, lo que piensas, lo que te mueves, lo que compras, en que trabajas, tus proyectos, aficiones, etc. Todo eso forma tu vida y influye directamente sobre tu salud. Por lo tanto no dejes que algo tan sencillo y natural como comer saludable y de calidad sea un handicap en tu vida.

Aprende a comer bien y te garantizo que mejora exponencialmente tu calidad de vida y consecuentemente tu felicidad.