Albóndigas de Mijo con salsa de tomate

Albóndigas de Mijo con salsa de tomate

Esta receta de albóndigas de mijo con salsa de tomate nos ayudará a disfrutar del mijo que es un cereal sin gluten y con un gran aporte de hierro.

26184216

El mijo es de sabor suave de cocción rápida y muy fácil de cocinar.
Puede ser una alternativa al arroz o a la pasta de trigo. Combina bien con legumbres, verduras y hortalizas.

Su delicado sabor no domina cuando se mezcla con otros ingredientes de sabores más fuertes. Su textura esponjosa lo hace ideal para puddings, rellenos, hamburguesas o albóndigas.

Ingredientes de las albóndigas de mijo con salsa de tomate

  • 250 g de mijo pelado.
  • 650 ml de caldo vegetal suave.
  • 1 puerro.
  • 150 g de calabaza.
  • 20 g de piñones.
  • 1 cucharada de perejil picado.
  • Aceite de oliva y sal.

Para la salsa de tomate:

  • 500 g de tomate natural triturado.
  • 1 cebolleta pequeña.
  • 1 zanahoria pequeña.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharadita de orégano.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

Elaboración

    Para la elaboración de las albóndigas de mijo con salsa de tomate seguiremos los siguientes pasos.

  • Sofreír el puerro picado dentro de una cazuela con un poco de aceite y salar ligeramente.
  • Incorporar el mijo lavado y escurrido. Con el fuego muy bajo, remover con una cuchara de madera durante unos minutos. Cuando desprenda un suave olor a nuez, echar el caldo caliente, tapar la cazuela y dejar cocer lentamente durante unos 30 minutos o hasta que el mijo haya absorbido el caldo.
  • Tostar los piñones y saltear unos minutos la calabaza cortada en pequeños dados.
  • Con un tenedor o varillas separar los granitos de mijo y mezclar con la calabaza, el perejil y los piñones.
  • Después de rectificar de sal, formar las albóndigas y reservar mientras hacemos la salsa de tomate.
  • Rehogar dentro de una sartén con un poco de aceite, la cebolla y la zanahoria picadas.
  • Cuando la cebolla esté transparente añadir el ajo picado, el tomate triturado, el orégano, sal y pimienta.
  • Dejar cocer lentamente hasta que la salsa absorba el agua que desprenda el tomate.
  • Pasar las albóndigas por la plancha y servir acompañadas de la salsa de tomate.

Nuestro consejo

Hemos puesto zanahoria en la salsa de tomate para evitar su acidez y ahorrarnos de esta forma tener que añadir azúcar.
Estas albóndigas podemos acompañarlas también de una ensalada de hojas variadas en lugar de la salsa de tomate.



Valoración

picture-685.jpg
Lali Domènech
Creación y redacción de recetas, cocina y estilismo para fotografías en el campo de la publicidad, en el mundo editorial y publicaciones digitales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »